Rulo y La Contrabanda: "En diciembre grabaremos un concierto en Santander"

El cantante cántaro protagonizó junto a Dani Martín el primer concierto de la nueva gira de Cómplices de Mahou. Hablamos con él minutos antes de salir al escenario de la madrileña sala El Sol.

Javier Navarro 13 de septiembre de 2017

Dice que tan solo se ha traído un par de temas compuestos en Latinoamérica, aunque tiene un cuaderno lleno de letras que debe revisar. Para ello necesita parar y, de momento, su agenda no se lo permite.

Hoy mismo ha comenzado a grabar su próximo videoclip y desde mañana se sumergirá en el estudio para preparar la reedición de su último disco.

El doble de tu mitad ha consagrado al grupo, llevándoles hasta el escenario español más recóndito e incluso a una pequeña gira internacional que pronto se repetirá dando vida a una gira que se despedirá en octubre del año que viene.

Hablamos con Raúl Gutiérrez Ándarez (1979, Reinosa) de presente y futuro. Siempre es un placer charlar con él. Dice las cosas como son; como las siente. Así es Rulo, un tipo normal y cercano.

Una de las últimas veces que nos vimos hablamos de Latinoamérica y la cantidad de sentimientos que generaba en ti. Lo primero, ¿qué sensación te traes de allí?

América es inspiración. Por ejemplo, tocamos por segunda vez en Quito y teníamos cien personas esperándonos en el aeropuerto y vendes ochocientas entradas a un precio altísimo. La música es una religión allí. En mayo vamos a volver para hacer una gira desde Estados Unidos hasta Argentina. Nos lo vamos a recorrer todo.

¿Te traes también alguna canción de esta última gira americana?

Tengo un cuaderno lleno de cosas, pero no se cuales son de aquí y cuales son de allá. Tengo que sentarme a mirar lo que tengo, pero se que tengo letras muy bonitas. Tengo una canción, por ejemplo, que se llama Suicidas S.L. que mola mucho, pero necesito pararme a ponerle música. Necesito que no suene el teléfono y que no haya conciertos. Que no haya nada.

¿De cuanto tiempo hablamos?

No va a haber mucho tiempo. En mitad de las giras va a haber varios parones y la gira va a terminar definitivamente en octubre del año que viene, así que pararé nueve o diez meses, no más.

De repente, vuelves de Latinoamérica y te un panorama cultural bastante descuidado. ¿Qué hacemos mal?

Nunca han sido buenos tiempos en España para ser músico, pero también es cierto que ahora a nivel institucional no hay ningún apoyo. ¿Quién apoya la música? Pues Mahou, por ejemplo, que es una empresa privada. A nivel institucional -hasta hace bien poco que nos han bajado el IVA- no está nada cuidada la cultura y eso es una pena.

Por lo menos esas empresas privadas mantienen un poco la esencia. ¿Qué te parece #CómplicesDeMahou?

Esto es una maravilla. Lo bueno y lo malo del de hoy es que tan solo hay prensa, y vosotros no cantáis (risas). Esto para doscientos fans sería una pasada. Me siento un privilegiado al ser uno de los dos artistas que han elegido para presentar el ciclo. Además, me viene del carajo (más risas) y me habría gustado todavía más que me pusiesen al lado de un artista con un registro todavía más diferente al mío.

¿Con que artista del cartel te gustaría actuar?

Me iría a lo más extremo. Con Raphael. Le fui a ver el año pasado en Santander y me pareció una barbaridad. Creo que es nuestro Frank Sinatra y que aprendería muchísimo de él.

Esta gira ya ha tenido varios conciertos especiales como los de Siroco, Galileo o el Palacio de los Deportes de Madrid. ¿Qué más sorpresas nos quedan antes de terminar la gira?

Lo más especial será una temporada en febrero, marzo y abril de teatros para terminar en la Gran Vía. Quiero terminar en la Gran Vía antes de irme a América. Estamos preparando una escenografía y un atrezzo muy especial.

¿Sin corazón de neón?

No. Eso solo nos vale para el directo. Estamos recreando muy chulo que ahora mismo solo está en mi cabeza y no os puedo desvelar. Además, para el 29 de diciembre también tenemos algo muy hiper especial. Eso sí, me lo voy a llevar a Cantabria porque allí me ponen más facilidades y me pone más. Vamos a grabar algo muy especial con amigos.

¿Una nueva Noche en el castillo?

Eso es, aunque a esto lo llamaremos Una noche en el Palacio o algo así, porque va a ser en el Palacio de los Deportes de Santander.