SMILE: "No podemos evitar que nos comparen con Crystal Fighters"

El grupo vasco publica hoy su último disco, Happy accidents. Hablamos con John Franks, cantante y compositor, que presenta el álbum como "el más alegre y luminoso" que han hecho hasta ahora.

Javier Navarro 28 de abril de 2017

Puede que el idioma y la producción de Happy accidents nos confunda y nos haga creer que SMILE se sitúa en coordenadas extranjeras, pero no es así. De hecho, es ese matiz el que presenta su propuesta musical como única y diferente dentro del panorama nacional.

Es este último disco el que puede situar al grupo vasco en un status top dentro del sonido alternativo español. Publicado hoy mismo, John Franks -principal culpable de la obra- lo presenta como un conjunto de "diez canciones nuevas con un cambio bastante remarcado en la producción pero que mantienen la esencia de lo que ha sido Smile hasta ahora".

El título del single de lanzamiento, When the lights change, parece anticipar ese cambio en la producción. ¿Tiene este disco una luz distinta a lo anterior?

Por supuesto. Sin duda es el disco más alegre de SMILE. Todo viene motivado por City girl, que es el single del disco anterior. Era una canción muy diferente al resto del repertorio y al final fue la que más gustó a la gente. Esa misma semana compuse Such a long time, que está en este disco, y me sirvió como punto de partida.

Me apetecía a nivel artístico plantearme nuevos retos. Si yo o tú hiciésemos siempre lo mismo nos acabaríamos aburriendo al caer en la monotonía. Por eso hay una evolución en cuanto a estilo y creatividad.

El cambio, aunque sea positivo, siempre trae un riesgo con él. ¿Os seguirá escuchando la gente que os escuchaba antes?

Eso es lo que hemos procurado. Que nuestra esencia y nuestro ADN no cambiara para que más que un cambio fuese una evolución. No queríamos colocarnos en un lugar que no era el nuestro. Hay muchos elementos que siguen ahí y la gente va a saber reconocerlos. La gente va a aceptar el disco.

Siendo vuestras canciones en inglés, ¿van a identificar tan fácilmente esos matices que permanecen?

Creo que sería más fácil comunicarnos en castellano para ello, pero me resulta más fácil hacerlo en inglés. Se que la mayoría de la gente que escucha música en castellano también lo hace en ingles, pero cuando se trata de un grupo de aquí -no se por qué- les cuesta asimilar que cante en inglés.

A pesar de ese cambio es cierto que sigue habiendo temas en los que el ritmo es más lento y menos festivo. ¿Es ese viaje el viaje de emociones que se busca en un LP?

No va a haber muchos, pero si que son varios los temas más lentos. De las diez hay cuatro canciones más tranquilas y que tratan aspectos menos alegres. Aunque sea más luminoso, temáticamente el disco no es festivo; no habla de la fiesta, pero si incita a la fiesta por su producción.

Hay canciones como Keep on, dedicada a Josu -bajista que se marchó- que sigue esa linea más tranquila y melancólica.

¿Jugáis con la producción musical de vuestras canciones para vestirlas de alegría cuando en realidad son tristes?

Sí. Me gusta mucho ese contrapunto, lo que pasa es que la gente no lo coge. City girl es una canción que habla de una ruptura, pero la gente la vio como muy alegre e incluso cogían frases para expresar algo que no era. Pasó lo mismo con Do as I want, que también fue single.

Sois optimistas incluso en el nombre. ¿Ante qué sonreís?

Para mí es una cuestión de actitud. Ante la vida tienes dos opciones: celebrarla o no, y yo opto por la primera. Yo soy realista-optimista. Conozco la realidad y las fases tristes de la vida, pero me gusta ver la botella medio llena. No tenemos un optimismo utópico, pero tenemos una actitud positiva.

Esa alegría que tiene vuestra música me recuerda ligeramente a Crystal Fighters pero, en cambio, Spotify indica que son similares a vosotros artistas como L.A., Ángel Stanich o The New Raemon entre otros. ¿Qué diferencia, no?

Creo que lo hacen así porque nos asemejan con artistas nacionales. No se si realmente hay más gente en España que haga una música similar a la nuestra. En cuanto a datos, hay trampas en Spotify. Puedes acumular miles de visitas por tener una canción situada en una lista con muchas suscripciones. La realidad está en los directos; en la gente que va a verte.

Y vosotros, ¿a qué creéis que os parecéis?

Lo de Crystal Figthers nos lo han dicho varias veces, pero creo que no es del todo así por el rumbo que están cogiendo a día de hoy. Lo único que creo es que a la gente le recuerda por el proceso rítmico de la canción; por como incorporamos las marimbas a nuestro estilo de música. No era nuestra intención, pero no podemos evitar esa comparación; vamos a escucharla bastante.

En estos últimos discos contáis con datos similares en todas las canciones, pero los primeros sí que tienen canciones que destacan sobre el resto. ¿Se debe a ese fenómeno que comentas?

Eso es debido a ese fenómeno hit que hay entre las nuevas generaciones. Lo he visto claro en los festivales, donde ves a gente tomando cerveza y hablando durante todo el concierto y que al escuchar el hit o el single presta atención y empieza a sacar fotos o grabar videos con el móvil para volver a darse la vuelta cuando termina la canción...

Como tú decías, aquí en España hay muy pocos grupos que cuenten con una producción similar a la vuestra. ¿Hacéis una música única a nivel nacional?

Tenemos cientos elementos únicos como el apego al mar, al surf y a su estilo de vida. Eso no lo tienen otros artistas, además de que cantamos en inglés. Eso, para mí, es natural.

¿Te ves componiendo y publicando en castellano?

Nunca había compuesto en castellano, hasta hace tres meses. Ahora si que he empezado, pero es un ejercicio creativo completamente diferente. No se si terminaré publicando en castellano. Me lo he planteado, pero esto es como el ejercicio físico. Siempre he compuesto en inglés y eso hace que esté por delante.

A día de hoy tendría bastante miedo a publicar algo en castellano. Sobre todo porque no se si estaría a la altura.

Por último, ¿cómo y dónde veremos este Happy accidents en directo?

Va a sonar en todos los sitios donde nos inviten. Habrá festivales y habrá salas.

Los festivales tienen cosas buenas y cosas buenas; nos permitirán que nos conozca mucha gente que de otra forma no lo haría, pero es verdad que a veces hay tantos festivales que algunos no cuentan con trabajo y una infraestructura suficiente. Eso hace que a veces nos veamos incluso perjudicados en los festivales.

Por último, independientemente de donde la podamos escuchar y de que su ritmo sea más o menos alegres, ¿cuáles la canción de Happy accidents que resume mejor el momento actual de SMILE?

Igual es When the lights change. Es el punto intermedio entre esas canciones más alegres y esas otras más tranquilas. Es el puente perfecto. Tiene todos los elementos de lo nuevo, pero también cuenta con esos aspectos orgánicos que nos representan.