Despistaos: "Hemos sido y somos muy indies"

El grupo manchego, que publicará nuevo álbum a final de año, fue uno de los grandes reclamos del Sansan Festival. Hablamos con ellos de presente, pasado y futuro tras su directo en Benicassim.

Javier Navarro 25 de abril de 2017

Más allá de gustos y preferencias, toda generación tiene un conjunto de grupos que comparte y con el cual se siente identificada. Igual que todo español nacido entre los sesenta y los setenta conoce a la perfección la letra de Déjame o de La chica de ayer, no hay niño de los noventa que tararee Física y química con una media sonrisa en la boca.

Despistaos es parte fundamental de la adolescencia y juventud de todos aquellos que hoy llenan los festivales. Empujados por su aparición en televisiones y radios, pocos serán aquellos que acudan al Arenal y no conozcan muchas de las canciones de su repertorio.

Conocedores de este fenómeno, Daniel Marco y compañía abandonarán momentoneamente las salas este verano para formar parte de este fenómeno festivalero de difusas fronteras y múltiples géneros.

Fueron uno de los puntos fuertes del Sansan y volverán a serlo en el festival de Burriana. Aunque ven la música y la fama desde un punto de vista distinto, siguen teniendo las mismas ganas de hacer música que hace diez años. Es por eso por lo que ya preparan un nuevo disco que verá la luz a finales de este año.

Nos reciben en su camerino para resolver ciertas incógnitas. Empecemos por la primera.

¿Qué tiene Despistaos de festivalero?

Tiene que ver mucho. ¿Qué tiene que ver Modelo de Respuesta Polar con Amatria o con algún otro que aparece en este cartel -Sansan Festival-? Al final se intenta englobar dentro de la música alternativa un montón de estilos que no tienen demasiado que ver unos con otros.

Son, sencillamente, música. Hay poca diferencia entre lo que hacemos nosotros y lo que hacen otros grupos de ahora, salvo que nosotros empezamos a hacerlo hace veinte años.

¿Creéis entonces que no existen el indie y el mainstream?

Creemos que son cuatro gatos los que hacen esa diferencia. Hay poca gente que defiende a uno y dice que el otro es malo. Hay grupos mainstream que hacen música facilona y hay otros a los cuales ya les gustaría parecerse algunos indies.

Es ridículo hacer esa distinción. Es una etiqueta inventada que no tiene mucho sentido. Veo normal el diferenciar entre rock, pop, dance y blues por una cuestión de instrumentos y sonidos, pero dentro del indie entra tanto que es imposible definirlo. Nosotros hemos sido y somos muy indies. Nacimos en una discográfica independiente, pasamos por multinacionales y hemos hecho siempre lo que nos ha dado la gana.

Habéis hecho lo que habéis querido también con vuestra música, ya que la hemos visto en distintos formatos. A día de hoy, ¿hacia dónde queréis tender?

Queremos seguir haciendo canciones. Si nos apetece acústica, acústica; si no, más cañera. No nos ponemos trabas. Hacemos lo que nos apetece en cada momento y ahora nos apetece hacer canciones. Además hemos visto que la gente disfruta con ellas y viene a los conciertos. ¿Qué más hemos podido pedir?

¿Cantan, saltan y disfrutan igual con las canciones del principios que con las de ahora?

Somos un grupo que tiene quince años y tiene muchas canciones conocidas. Hay muchos años de diferencia entre unas y otras. En una sala, con nuestro público más fiel, cantan igual unas que otras. Hemos tenido mucha suerte en este aspecto; la gente conoce a la perfección todas las canciones que no han sido single desde el principio.

Se trata de hacer canciones que digan algo. Canciones que la gente cante, como dice mi madre (risas).

Dentro de todos esos años de carrera, ¿con qué os quedaríais?

Creo que con cosas como la de hoy. No sabíamos si iba a haber diez personas o mil. Salir ahí y que la gente cante ha sido especial.

En realidad, todas las etapas con Despistaos han sido buenas. Despistaos ha sido felicidad. Ha sido un viaje de fin de curso eterno.

¿Y se vive siempre ese viaje de fin de curso como si se tuviesen dieciocho años?

Se vive con alguno más. Nosotros somos los profesores (risas). Tuvimos una época, cuando empezamos a funcionar y la gente nos conocía, que fue un boom. Llevábamos toda la vida queriendo dedicarnos a la música, pero con el tiempo lo vives de otra manera.

Ahora estamos al margen; vivimos el momento del escenario, que es el mejor y punto. Sin embargo, hace diez años no me habrías cogido ni de broma para hacer esta entrevista (risas).

¿Cuál es entonces vuestro plan ahora que ha terminado vuestro directo en el festival?

Estábamos comentándolo. Irnos a cenar de puta madre. Nos quedaremos un rato, veremos el ambiente y veremos algún otro grupo, que siempre mola conocer música nueva, pero no mucho más. Antes era diferente; tenías tres días para disfrutar tranquilo de tu resaca. Ahora llego (Dani Marco) a casa y tengo dos hijas esperándome.

La gente de nuestra edad se lo pasa bien a su manera.

Y, ¿cómo llegasteis a él? ¿Cómo irá Despistaos al Arenal Sound? ¿Hablamos de un cabeza de cartel?

Vamos con mucho cuidado. Llevamos muchos años, pero la música y el público está cambiando. Ahora estamos flipando. La gente que nos contrata sabe que la gente que sigue ahora a Izal a muerte ha crecido con nosotros. Se saben todas nuestras canciones.

Ahora se han hecho adultos y puede que Despistaos se hayan quedado un poco en la etapa de adolescencia, pero siguen sabiendo quienes somos, sigue habiendo ocho o nueve canciones que todo el mundo que está en el festival va a conocer. Nosotros ya hemos sido quienes queríamos ser y lo hemos disfrutado como nunca. Esas presiones son de cuando tienes veinte años.

¿Se vive de las rentas?

No son rentas. Es trabajo. Son más de 600 conciertos, giras y giras sin parar que han llegado a juntarse. Es sembrar, llevar toda la vida trabajando. Yo (Dani) he empezado a vivir una vida fuera del grupo hace dos años.

Ahora mismo estamos trabajando y creando nuevas canciones. Hemos sacado varias maquetas y nos están saliendo cosas muy distintas unas de otras. Aunque sean muy Despistaos, necesitamos un productor que lo ponga todo en orden.

Vuestro repertorio hoy ha sido distinto al de un teatro o una sala por una cuestión de tiempo. En un festival hay poco tiempo para demostrar mucho. ¿Cuál es vuestra canción más festivalera?

De las que hemos tocado hoy diríamos que Desde que nos estamos dejando.

¿Y la más Despistaos?

Cada dos minutos. Nos hizo relanzarnos. Estábamos en la mierda y nos levantó antes de Física y Química, aunque no era ni mucho menos la mejor de aquel disco.

¿Y la que mejor puede presentar lo que sera Despistaos a partir de ahora?

Sería alguna de las más actuales. Antes, No o Volveremos, por ejemplo. Hay canciones en el último disco que ya tienen alguna tendencia hacia lo que sonaremos ahora. Hay algunas que me recuerdan a Revolver y otras que me recuerdan a La Habitación Roja. No sabemos que engendro saldrá.