Lori Meyers: "En España se han hartado de la radiofórmula"

Lori Meyers comienza la gira de presentación de En la espiral, su nuevo trabajo de estudio. Madrid, Barcelona y Pamplona fueron las ciudades elegidas para presentarlo en solitario antes de sumergirse en una intensa gira de festivales.

Javier Navarro 27 de marzo de 2017

Su éxito no ha hecho más que hacerles sentir agradecidos. Agradecidos a aquellos que les han aupado hasta el número uno de ventas y también a aquella generación de grupos alternativos que, según dicen, les han puesto las cosas más fáciles al abrirles puertas. Hablan de Australian Blonde o de Los Planetas referencias y como guías en este camino, desmarcándose con excesiva modestia de ese status de grupo referencia y casi mítico que merecen.

La vuelta de Lori Meyers era más que esperada. Así lo han demostrado los números. Han vuelto en el momento exacto. Han venido a recoger todos los frutos que llevan años sembrando. El auge y moda que sufre la escena indie les permitirá consagrarse como estrellas y leyendas. Trabajan por ello. Vuelven a la carretera con material nuevo. Vuelven a colgar carteles de sold out allá por donde van gracias a técnicas innovadoras de venta de entradas.

Hablamos con Noni, Alfredo y Alejandro sobre En la espiral, sobre tendencias y sobre evolución. Sobre su propia evolución y la de la humanidad. Nos sumergimos junto a ellos en su último trabajo, el más introspectivo e interesante.

Estamos aquí por un motivo claro. Acabáis de estrenar En la espiral y su recibimiento en cuanto a tickets y venta ha sido tremendo. ¿Cómo asimiláis este recibimiento del nuevo trabajo?

La expectación que teníamos nosotros era también ver un poco cuál iba a ser la reacción del público. Estos conciertos están dedicados a aquellos que compraron el disco y con él se llevaron gratis la entrada para el concierto. Esta era una iniciativa novedosa para nosotros y para España entera. Nos gustó tenerla en mente y llevarla a cabo.

Damos las gracias y recompensamos o devolvemos esa compra del disco en tiempos de streaming.

¿Cuáles han sido las primeras impresiones directas que habéis recibido del público?

Nosotros por las RR.SS creemos que hay un buen feedback, pero donde realmente corroboramos el éxito es en los directos. Ahora estamos de promoción y parece que el feedback es positivo, pero nosotros nos damos cuenta cuando estamos actuando o en los festivales. Ahí es donde notaremos si el disco ha cuajado.

Aparte, la prensa siempre lo ha tratado guay. Hemos tenido buenas críticas, aunque hay algunas malas, pero cuando hay cotas grandes de gente hay para todos los gustos. Estamos acostumbrados a eso.

Han pasado cuatro años desde vuestro último disco y el público estaba muy expectante con el producto. ¿Por qué esta espera tan larga de cuatro años?

Las giras últimamente se alargan un poco más de lo normal. Impronta salió en 2013 e hicimos dos años de gira para que cuajase; se alargó un verano, ya cuando un disco va bien lo normal es que se te pida un tercer año.

Además, desde el principio sabíamos que este disco iba a ser más complejo de hacer, ya que cambiamos un poco la forma de composición. Las cosas tienen que tener su periodo; despacito y buena letra. El trabajo bien hecho tiene recompensa; si sacaremos un trabajo cada tres meses no se que saldría; nosotros necesitamos ese tiempo para recapacitarlo.

Nos paramos a revisar datos y vemos que con En la espiral sois por primera vez en vuestra carrera número uno de ventas en la lista oficial. Esto choca con la crisis que sufre la vena de discos ¿Cómo asimiláis este fenómeno?

Ser número uno o no no ha sido una meta nuestra nunca. Ha llegado de forma natural, después de seis discos como decías. Ha caído mucho la venta de discos y necesitas menos para ser el número uno, también es cierto, pero es verdad que es una meta que se consigue y que alegra a la gente que hay detrás.

Para ellos es un logro mayor que para nosotros. Estamos contentos, pero no es algo que nos preocupara ni desde el primer disco. Lori Meyers siempre trabaja con otras miras. Conseguir esto está bien, pero nada más. Lo interesante es mantenerse en esas listas mucho más tiempo.

¿Cuál es entonces el objetivo de Lori Meyers con En la espiral?

Seguir aprendiendo y tocando en directo. Eso es lo que sigue dándonos ganas de hacer disco. Seguir teniendo iniciativa y creatividad. Hemos dicho muchas veces que si no tuviésemos nada que decir la vida de Lori Meyers sería corta. Si en realidad Lori Meyers hace un disco es porque tiene algo que decir; algo en mente.

Como decía Alfredo, el número uno es una buena recompensa, pero para nosotros lo mejor es el público. Hicimos este disco para volver rápido a los festivales.

Hablas de creatividad y antes lo hacías de críticas no muy buenas en medios. Se ha puesto en duda el nivel de creatividad de En la espiral en favor de una mejora como músicos ¿Lo veis vosotros así?

Los puntos de vista son subjetivos. Cuando hagas algo conceptual te van a decir que va a ser aburrido y cuando hagas algo directo te van a decir que es comercial. Da igual lo que hagas, siempre va a haber alguien que se lo va a tomar desde un punto de vista más personal que objetivo.

No queríamos centrarnos en la crítica, sino en lo siguiente. ¿Existe el equilibrio entre frescura y madurez en un disco?

Yo creo que el equilibrio entre la madurez y lo inmediato lo mantenemos. Lori Meyers es un grupo bastante inmediato; de siempre. Nos hemos basado en música de los sesenta, que era muy directa, lo cual yo no encajo dentro de lo sencillo, ni de lo inmediato, ni de lo etéreo.

Creo que la cosa está en hacer algo con el corazón, sin intentar engañar a nadie y a medida que cumples años te basas en otras cosas. El problema es que la gente se pone en los extremos. O es maduro o es inmediato. No se donde está eso en la escala de grises. Cada uno pone la escala donde él quiere. Es totalmente subjetivo.

Retomamos el tema de las tendencias. Esta vez para hablar de una que está en auge, como es el sonido alternativo. Lori Meyers se sitúa en estas coordenadas desde que nació. ¿Cómo habéis visto esta evolución?

En cuestión de la gente ha habido una evolución positiva para todos los grupos de la escena. A todos nos viene bien que los festivales cada vez tengan más gente y sean más profesionales.

Además, nos damos cuenta de que también hay mucha más prensa que se hace eco de grupos como nosotros; pero creo que esto son pasos evolutivos naturales. Cada época y cada década tiene sus cuestiones culturales y en España se ha hartado la gente de la radiofórmula y lo fácil.

Con eso y con que los grupos hemos hecho un buen trabajo de base -además de una importante pérdida de prejuicios-, la escena ha ido creciendo. No sabemos si esto es un boom como el inmobiliario, pero creo que los grupos hemos hecho lo que hemos querido, sin prejuicios y sin mirar que estilo sigue la gente o los festivales.

Enlazamos esta evolución del género con la Evolución de vuestro disco. En la letra de este tema dice: "No tengo fe en la evolución, hemos optado por la destrucción". ¿En qué progreso no creéis?

En la evolución en general. Creo que la humanidad está en un mundo de espiral y esta tiene que llevarnos a algún sitio. Nos estamos deshumanizando un poco. Está bien evolucionar pero, ¿hacia dónde? ¿Dónde acaba el punto en la espiral?

En este disco no hay tanto amor-odio o relaciones personales, pero sí lo hay contigo mismo, con que te levantes un día con treinta años, te mires al espejo y digas: "Realmente estamos muy globalizados y conocemos muchas cosas pero no me conozco a mi mismo".

Finalmente, la letra de Evolución no pierde el carácter positivista y habla de nuevas oportunidades e incluso de soluciones. ¿Tiene solución este problema?

¡Sí! A nosotros lo que nos mueve es ese positivismo. Sacar todas las cosas malas que tenemos nos sirve como catarsis. Es nuestra manera de dejarle los problemas a otras personas de quitárnoslos de encima. Lo que nos hace seguir creando y haciendo música es la gente nueva que viene pisando fuerte como podéis ser vosotros.

Siempre hay una luz en lo que parece negativo. Aunque parezca que no, yo quiero creer en eso siempre. Eso es lo que nos motiva para hacer un disco; el saber que no puede ser todo negativo y que siempre hay algo positivo.

Los mismos títulos de las canciones hablan de ese viaje introspectivo que es En la espiral. ¿Por qué ahora, en el sexto disco, decidís miraros a vosotros y no a otros como en los anteriores?

¡Porque igual no nos conocíamos! (risas).

Creo que el disco está compuesto también en una época. No podemos ser una piedra con lo que sucede alrededor. Creo que la sociedad marca un poco como te desenvuelves en ella y tiene una serie de fases psicológicas que pasa un individuo, que hacen que actúe o se conozca a través de lo que ocurre. Hablamos de la sociedad, pero no desde un punto de vista político. Hablamos de como una persona da sentido a su vida en base a lo que ve alrededor. La época da para qué pensar.

¿Podemos combatir contra estos fallos del sistema a través de la lucha individual?

Ahí le has dado. Creo que hay que empezar por uno mismo y, cuando uno esté curado, empezará a no tener heridas como sociedad. Es muy importante empezar por uno mismo. ¿Cómo voy a poder conocer a tanta gente por Internet si no me conozco ni a mí mismo? Ahí empieza todo.

Hay que darse cuenta de que si uno empieza a mejorar la sociedad, debe de empezar mejorándose a sí mismo. Para estar bien con la gente debemos de estar bien con nosotros mismos. Esa pregunta es buena; a mí también me hace recapacitar. Realmente, creo que el haber tenido un grupo desde los 16 años y el haberte dedicado a un público sin ver a tu familia llega a un punto en el que se necesita un tiempo para ti mismo. Ese tiempo, además, te ayuda a seguir aportado algo nuevo al público.

Dejemos la introspección para hablar de vuestra cara más extrovertida. Hablemos de vuestra gira, con tan solo dos conciertos propios y abundancia de festivales. ¿Qué os ha dado a vosotros el fenómeno festivalero?

Para nosotros los festivales y su profesionalización han sido un ejemplo. Los festivales son un escaparate; el mejor para aquellos que no venimos de radiofórmula o que contaban con autoproducción, como Vetusta Morla. Sirven para que la gente te conozca. Ya no aquellos que te han escuchado alguna vez, si no la gente que pasa para ver a otros grupos y te conoce. Eso ha sido un boom para todos los grupos junto a Internet. No se venden discos, pero sí que tenemos una gran oleada de gente que nos oye en streaming.

Nosotros nos dedicamos a los festivales por las fechas y porque hay muchas salas que se nos quedan pequeñas. Por eso aprovechamos los festivales que se hacen por la zona; para complementar la gira aquí en España. Yo también soy de la opinión de que muchos festivales se han hecho grandes gracias al grupo español que ha trabajado desde la base.

Aun así, no deja de ser preocupante que cierren salas de directo y que haya pocas.

La oferta es enorme. Podríamos salir a mediados de abril y volver a finales de septiembre y visitar cada fin de semana un festival...

Eso es curioso. Teniendo en cuenta la poca población que tiene España, hay un circuito enorme en un periodo bastante escaso. Al final solo quedarán los auténticos festivales. Y los auténticos grupos. Se ha abierto mucho el abanico, pero ahora se vuelve a cribar.

Y Granada, ¿qué ha aportado a vuestra carrera?

Granada es tradición y reconocimiento. Es una ciudad universitaria con un montón de atributos y, aparte, tiene algo especial. Tiene una tradición en el rock desde los años sesenta, ese testigo que se pasa de grupo en grupo. Nosotros somos uno de los que hemos podido coger ese testigo y estamos muy orgullosos de seguir viviendo allí. Nos dan lo que necesitamos para seguir viviendo en el futuro.

Nos despedimos repasando todas vuestras fechas. Son once -de momento- los festivales por los que pasaréis. Mañana mismo os llama vuestra agencia de management y os dice que, por un problema, tenéis que elegir solo uno en el que tocar. ¿Qué decís?

Entonces yo le digo: "¿Dónde está mi billete para Latinoamérica, Estados Unidos o Inglaterra?" (risas) Si hay que cancelar eso para los españoles es porque hay algo muy internacional que no podemos dejar pasar. Lo dudo. Seguramente estaremos en todas esas fechas y te podemos adelantar que lo más seguro es que a final de año vayamos también a Latinoamérica.

Poco de lo que nos ha servido el número uno es porque hablamos con Universal para que nos echase una mano en el mercado latinoamericano.

Hacer todos esos festivales y luego ir a Latinoamérica para acabar el año a lo grande para nosotros eso ya es increíble.