Manel: "Nos compramos un sintetizador, que no sabíamos ni cómo funcionaba"

El grupo de música Manel vuelve a Madrid para seguir cosechando éxitos con su cuarto álbum, 'Jo Competeixo'. Después de tres discos consecutivos como número uno en ventas, Manel ha dado un giro en su estilo musical con el que esperan seguir creciendo. El próximo viernes 14 de octubre la banda formada por Guillem Gisbert, Roger Padilla, Martí Maymó y Arnau Vallvé tocará en el club Joy Eslava a las 20 horas.
En Qué.es hemos hablado con el batería Arnau Vallvé.

W.L. 6 de octubre de 2016

¿Quién es el líder del grupo?

Guillem Gisbert

¿Y el gracioso?

Roger Padilla

¿El más serio?

Martí Maymó

¿Y tú quién serías?

El pesado o mejor dicho detallista

¿Alguna vez le has tirado las baquetas a tus compañeros?

No he llegado a ese punto, pero hay momentos en que te lo planteas

¿Quién es Manel?

Manel es simplemente el nombre del grupo que surgió como la cosa más tonta del mundo. Nos estábamos presentando a un concurso de maquetas y Roger Padilla, el guitarrista, insistía en que fuera Manel. Todos lo encontrábamos muy extraño, pero como no había más propuestas dejamos este nombre, y al final nos gustó, ya que era sencillo, fácil de recordar, y tenía pocas letras.

¿Por qué tenía Roger esa insistencia?

No sé, él tenía esa corazonada y tampoco tiene ninguna explicación. Simplemente, estéticamente le gustaba el hecho de que fuera el nombre de una persona, pero de que fuéramos cuatro miembros en el grupo.

¿Cómo se originó Manel?

Aunque todos fuéramos al mismo colegio, éramos de distintas promociones. Roger Padilla y Guillem Gisbert iban juntos a clase y empezaron a quedar y a grabar canciones con el ordenador. Luego llamaron a Martí Maymó para que hiciera los bajos y a mí para grabarlo porque yo tenía un estudio muy "maquetero".

¿Vivir de la música hoy en día es prácticamente el mayor éxito que se puede cosechar?

Sí, sí, totalmente. Yo siempre he tenido una relación especial con la música, algo que jamás hubiera pensado. Mi padre siempre me decía, que no pensara en vivir de la música, que eso es sólo para cuatro privilegiados, y tenía razón, pero he tenido la suerte de ser uno de esos cuatro, al menos durante estos años que estoy viviendo.

¿Cómo trabaja Manel? 

Guillem Gisbert es el compositor de las canciones y el resto podríamos decir que trabajamos en el vestido y en los arreglos de las canciones. El primer disco tenía un sonido muy concreto, en especial, por el ukelele. En este último disco hemos jugado más con los sintetizadores, simplemente es el hecho de querer probar sonidos e instrumentos distintos para luego reírse de uno mismo.

Con este nuevo trabajo habéis planteado un nuevo estilo musical, ¿qué esperáis con este cambio?

Nos hemos comprado un sintetizador, que no sabíamos ni cómo funcionaba, y también es la primera vez que hemos trabajado con un productor, que nunca lo habíamos hecho antes. Estos han sido elementos que han hecho que este nuevo disco fuera un paso más allá.

¿Miedo ante el lanzamiento de un nuevo disco con un estilo musical diferente?

No, porque también puedes pensar que si te van bien las cosas, no tienes por qué cambiarlo. Cuando estás haciendo un disco sólo puedes pensar en tus gustos, porque la gente no lo va a escuchar hasta que lo termines. Entonces no puedes plantearte si va a gustar o no.

Ya se comenta que el cuarto álbum es el mejor

¿Lo dicen? Yo siempre pienso que el último disco que hemos hecho es el mejor, pero esto ya es algo a nivel interno. El mejor es difícil de decirlo, para eso tendrán que pasar los años y es una cuestión de gustos, habrá a alguien que le guste más el primero y a otros el último. Pero sí, es un "discazo".

¿Cuál es el ritual del grupo antes de subir al escenario?

No tenemos ninguna manía extraña, es llegar, montar, comer un par de bocatas y salir a tocar.

¿Cuáles son las expectativas de 'Jo Competeixo'?

Las expectativas son simples, que guste mínimamente y que podamos hacer conciertos, y que lógicamente venga gente a vernos. Por suerte, de momento lo estamos consiguiendo.

¿Cómo lleváis lo ser número uno en ventas?

Siempre pensamos que esa cifra va relacionada con el éxito que ha tenido el disco anterior, porque al final la gente va a comprar el nuevo álbum, porque le gustó el anterior. Además hoy en día ser número uno en ventas tampoco significa mucho, porque igual llegas a esa posición, pero con pocas copias vendidas. En general se venden pocos discos.

¿Cómo ha cambiado el mundo de la música vuestra vida?

No mucho. A veces nos paran en la calle para decidnos que les gusta nuestra música, y esto es muy bonito y agradable. Nosotros tampoco aspiramos a más, está genial lo que hemos conseguido, y simplemente manteniéndonos un poco estamos contentos.