Eurovisión 2014: Del 'tongo' de Mónica Naranjo al fracaso que anuncian las casas de apuestas

Están poniendo al zorro a cuidar gallinas, pero suena a compromiso. Eurovisión asegura que expulsará de la organización un máximo de tres años a las televisiones que hagan trampas en las votaciones del concurso musical que organiza la Unión Europea de Radiodifusión (UER). El caso es que todo esto surge muy a tiempo, justo después de que en nuestro país Mónica Naranjo dijese que "Eurovisión es un tongo". Con trampas o sin ellas, de momento y según las casas de apuestas, Ruth Lorenzo, nuestra representante en 2014, ocupará un lugar más que discreto

Qué.es 25 de marzo de 2014

Pero, ¿están reconociendo que el concurso de Eurovisión es una farsa? Casi. Hasta ahora Eurovisión nunca había reconocido problemas en el desarrollo de sus galas, ahora hace públicas las irregularidades comprobadas y sufridas por todos en los últimos años, destacando la de 2013 en Malmöe (Suecia). Habla solo de intentos de fraude y tongo que no llegaron a tener éxito, pero los organizadores del festival han anunciado que este año se ajustarán más aún las normas y se plantearán castigos más severos.

¿Será el fin de una práctica que siempre ha merodeado sobre el festival, acusado de tongo en un sin fin de ocasiones? No parece probable aunque el Grupo de Referencia de Eurovisión, un órgano interno de la UER que se encarga de velar por el buen funcionamiento del concurso de canción, parece decidido, ahora sí, a acabar con el fraude. O eso dicen... Para ello anuncia sanciones de hasta tres años con las que "reforzar la credibilidad" del sistema del concurso.

                 

¿Qué es lo que ocurrió en Malmöe? Las investigaciones internas describen cómo, durante el festival del año pasado, hubo "intentos previos de influir en el televoto", pero que fueron "detectados a tiempo". ¿Fueron contabilizados los votos fraudulentos? ¿Hubo forma de identificarlos? El organismo se apresuró a asegurar que los votos 'mentirosos' no fueron contabilizados, aunque sin explicar cómo los identificaron.

Hay que recordar que, hace unos pocos días, Mónica Naranjo dijo que el festival de Eurovisión es "un tongo" y que la canción de la representante española, Ruth Lorenzo, "no le gusta". Sobre los gustos, la verdad, hay poco que decir, pero sobre un concurso organizado y pagado con el dinero de todos los europeos, es una acusación, cuando menos a analizar, aunque se haya repetido en mil y una ocasiones.

La cantante, que aseguró que José María Íñigo, comentarista de TVE, es quien tiene que ir a Eurovisión, no se mostraba muy contenta con la elección de la representante española. Y quizá no le falte razón: España quedará entre el puesto 19 ó 21 de los 37 países que concursan este año en Eurovisión, según los últimos datos de las principales casas de apuestas. ¿Lo peor del caso? Ruth y su 'Dancing in the rain' empeoran los pronósticos de Brequette, cuando ésta todavía optaba a representarnos, que nos situaban en torno al noveno puesto.

                      

Otra que habló alto y claro de Eurovisión fue Soraya Arnelas. En mayo de 2012, la extremeña valoró su paso por Eurovisión en una entrevista y, aseguró que "España nunca tiene posibilidades de ganar el certamen". En su opinión a lo más que podemos llegar es quedar "entre los quince primeros puestos".

NO DE LOS CONSAGRADOS POR LA MALDICIÓN DE MORFEO

Sea como fuere, lo cierto es que los artistas consagrados durante los últimos años rechazan públicamente participar en el festival europeo y ceden el testigo a las jóvenes promesas. Y es que el desastre de 'El sueño de Morfeo' el pasado año en Malmöe parece que ha pesado entre los artistas y sus representantes. Es verdad que TVE intenta desde hace algunas ediciones del festival enviar a cantantes con carreras profesionales ya labradas y con cierto nombre, pero no lo ha conseguido y Ruth Lorenzo tendrá su oportunidad.

               

De esta manera se volvería a la inercia que rompió TVE con Pastora Soler, que hizo un papel más que digno y ocupó el décimo puesto asombrando a toda Europa con su potente voz y la canción 'Quédate conmigo'. ¿Qué pasó entonces con Morfeo y su sueño? Es difícil saber... Quizá la nómina de aspirantes y la calidad media del concurso de 2013 subió respecto a años anteriores, pero el caso es que Raquel de Rosario y sus chicos han echado para atrás a más de un valiente que se lo estaba pensando.

Malú, por ejemplo ya rechazó públicamente concursar aunque fue elegida por los eurofans españoles como su candidata ideal el año pasado. Ella se disculpó con su apretadísima agenda, y el reto enorme que supone Eurovisión para prepararlo sin tiempo. No fue la única. El portazo fue también de Pablo Alborán, Diana Navarro, Fangoria, David Bisbal, Antonio Orozco o la propia Mónica Naranjo. ¿Cuál fue la excusa más cómica? La del venezolano Carlos Baute. Cuentan por ahí que contestó a TVE: "No quiero quitarle trabajo a un español".

LA HISTORIA DE LOS TONGOS DECLARADOS

Uno de los documentos que más a las claras describe los fraudes y trampas en Eurovisión es el que realizó la española Montse Fernández, '1968, Yo viví el mayo español'. Ese documental sostiene que TVE 'compró' los votos para que Massiel ganara Eurovisión.

Y sí, hubo tongo. Lo cuenta José María Íñigo en el documental. Directivos de Televisión Española viajaron por Europa para comprar series que jamás se llegaron a emitir, contrataron conciertos con grupos y cantantes raros de los que nunca se supo nada y esas compras se tradujeron en votos. Con esos votos "comprados" Massiel ganó Eurovisión. El régimen estaba absolutamente necesitado de una buena imagen exterior. A Massiel la convirtieron en una heroína nacional por un concurso musical. ¡Ni Viriato!