Se conmemora el 60º aniversario de la fundación de GANVAM, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor

 La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor conmemora su 60 aniversario con Lorenzo Vidal de la Peña como recién elegido presidente de la fundación.

Wenceslao Pérez Gómez 8 de noviembre de 2017

Se conmemora el 60º aniversario de la fundación de GANVAM, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor
Foto: Archivo

Con la asistencia del Presidente de la CEOE, Juan Rosell; del Director General de Tráfico, Gregorio Serrano; del Secretario General Ejecutivo de ANFAC, Mario Armero y otras personalidades relacionadas con el sector de la automoción española, el nuevo presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, GANVAM, Lorenzo Vidal de la Peña, ha asumido el reto de favorecer la libre circulación de los datos que genera el coche conectado, para que vendedores y talleres también puedan utilizarlos y no queden al margen del "nuevo petróleo".

De la Peña, ha hecho estas declaraciones durante la conmemoración del 60 aniversario de GANVAM, en su primer acto público desde que fuera elegido presidente de la Asociación, el pasado mes de octubre, reconociendo sentir la responsabilidad y el vértigo que da presidir la asociación decana del sector, a la que considera un actor protagonista, capacitado y legitimado para liderar el cambio que actualmente atraviesa, ante la irrupción tecnológica.

En su discurso, el presidente de GANVAM ha hecho público su compromiso de proporcionar a las empresas del sector, las herramientas necesarias para convertir en oportunidad de negocio la incertidumbre que ahora genera un nuevo modelo de distribución de vehículos, en el que entran en juego factores como la compra online y el pago por uso.

También, ha incidido en que GANVAM, como organización empresarial con mayor representatividad y número de socios del ámbito nacional, está en disposición de tender lazos con otras "fuerzas" con las que comparte intereses comunes. El objetivo es intensificar su papel de interlocutor ante las administraciones, tanto locales, nacionales como europeas, e impulsar las reformas legislativas necesarias para conseguir que la distribución no se convierta en "espectador pasivo".

En este sentido, Vidal de la Peña ha mostrado su firme intención de participar activamente en los planes de movilidad de las ciudades, para garantizar que respeten al vehículo privado. Además, al plantear los retos a la vista, no olvidó demandas históricas, como el cambio en las relaciones con los distribuidores, una reforma fiscal que contribuya a corregir la desproporcionada presión impositiva que soportan las empresas del sector o, un plan de incentivos estructural y con continuidad que incentive la renovación del parque y, contribuya a activar la actividad de vendedores y talleres.

Según Vidal de la Peña, "si hace 60 años alguien hubiera hablado de movilidad eléctrica o hubiera insinuado que se iba a cuestionar la presencia de los coches en las ciudades, nos habríamos reído. Hoy, si yo no formara parte de una organización como GANVAM, estaría asustado. Sin embargo, tenemos los apoyos y los recursos para liderar el cambio futuro".