El RACE, la DGT y ANFABRA ponen en marcha la 12º edición de la campaña "Un refresco, tu mejor combustible"

El RACE, la DGT y ANFABRA ponen en marcha la 12º edición de la campaña "Un refresco, tu mejor combustible"

Wenceslao Pérez Gómez 13 de julio de 2017

Ha sido presentada la campaña de verano para automovilistas "Un refresco, tu mejor combustible" en su 12º edición, con el fin de mejorar los hábitos en la conducción y reducir el riesgo. La campaña de este año ha sido presentada por Tomás Santacecilia, Director de Seguridad vial del RACE; Perfecto Sánchez, Director de educación vial de la DGT y John Rigau, Presidente de ANFABRA, la Asociación de fabricantes de bebidas refrescantes, en la que han dado a conocer un estudio de DUCIT, el Observatorio Español de Conductores, en el que se pone de manifiesto que la fatiga es la cuarta causa de siniestralidad mortal en las carreteras españolas. Sin embargo, es un riesgo que se puede evitar adoptando buenos hábitos al volante. 

En esta edición se han realizado dos trabajos: una encuesta a más de 1.000 conductores que realizarán un viaje largo durante este verano, y el estudio, mediante pruebas neurológicas en simuladores de conducción del RACE, para conocer los efectos que supone conducir bajo los efectos de la deshidratación. 

La época estival es el momento del año en que más desplazamientos se producen, y en los que es muy común que aparezcan síntomas de fatiga propiciados por el cansancio, las altas temperaturas, la deshidratación o por el tipo de carretera por la que se circula. En estos meses, y según datos de la DGT, se producirán 86 millones de desplazamientos, el 71% de los conductores realizará viajes de largo trayecto, y de ellos, un 35% superará los 1.000 km. 

Los datos reflejan que tres de cada 10 conductores han sentido cansancio extremo en el viaje, principalmente causado por la intensidad del tráfico, las horas al volante y por circular por carreteras convencionales, lo que requiere una mayor atención. Además, cerca de un 80% reconoce haber sufrido somnolencia, la fase final y más peligrosa de la fatiga. Junto con el descanso, otro de los factores que más afecta a la fatiga del conductor es la deshidratación, unido a unos bajos niveles de glucosa.

 De hecho, los estudios constatan que una hidratación insuficiente puede provocar las mismas reacciones al volante que cuando se conduce bajo los efectos de determinados niveles de alcohol. Sin embargo, un 20% de los conductores no identifica la falta de hidratación como causante de la fatiga o como factor que puede provocar un riesgo de accidente. Por ello, el RACE ha querido conocer qué efectos produce la deshidratación en la conducción mediante unas pruebas neurológicas a conductores. En las instalaciones del Circuito del Jarama-RACE, 14 automovilistas se sometieron a unas pruebas en las que se controló la respuesta psicogalvánica, los valores recogidos en el electroencefalograma y la medición de la tasa cardiaca. 

El análisis reveló que el uno de cada tres conductores con síntomas de deshidratación y fatiga invadió el carril contrario a la hora de realizar las pruebas de conducción simulada. Este dato, si lo extrapolamos a la conducción por carreteras secundarias de doble sentido, supone un gran peligro, teniendo en cuenta el distinto perfil de usuarios que circulan por estas vías, como ciclistas, peatones, vehículos pesados, maquinaria agrícola... Para reducir el riesgo, la campaña de RACE, ANFABRA y la DGT recomienda parar a descansar cada dos horas, y aprovechar para hidratarse con un refresco, lo que aumenta la capacidad de atención un 26%. 

Consejos para evitar la fatiga al volante este verano 


  Ponte en carretera descansado: duerme un mínimo de 7 horas e intenta evita viajes después de terminar tu jornada laboral.
  Viajar de forma cómoda reduce la fatiga, ajusta bien el asiento (banqueta y respaldo), el reposacabezas y haz un reglaje en profundidad y altura del volante.
  Tómate la conducción de forma relajada y no intentes recuperar el tiempo perdido tras un atasco. El objetivo es llegar, y llegar bien.
  No bajes la vigilancia en los kilómetros finales, ya que muchos accidentes se producen en estos momentos.
  Durante el viaje, descansa cada dos horas o 200 kilómetros, y aprovecha para hacer unos estiramientos para recuperar el tono físico. Reduce este plazo si viajas de noche.
  Mantente hidratado, ya que la falta de líquidos provoca, entre otras cosas, una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular.
  Cuando pares, toma una bebida refrescante ya que, además de hidratarte, ayudará a despejarte y mejora los niveles de atención. Un refresco es tu mejor combustible... Quita la sed, no los puntos.