Cinco consejos para que viajar en coche con tu familia no sea un tormento

Llegan las vacaciones y, con ellas, los largos desplazamientos en coche con la familia. En muchas ocasiones, estos viajes se transforman en una pesadilla por las retenciones, el calor, el espacio, averías,... Aquí tienes las claves para que los trayectos con los niños no sean un quebradero de cabeza.

Qué.es 12 de julio de 2017

No dejarlo todo a la improvisación
Nunca se debe dejar todo al último momento y, menos, un viaje en familia. La improvisación a la hora de viajar está muy bien pero no precisamente en un desplazamiento de estas características. Tal y como se comenta desde HTMBoxes es primordial planificar bien el viaje, buscar las rutas más seguras y directas y establecer con anterioridad las paradas necesarias en lugares apropiados. "De esta manera, se evita el perderse por no conocer bien el trayecto, con lo que eso supone en materia de "desesperación familiar", a lo que añaden "además, tener en cuenta con antelación los sitios en los que se van a realizar los descansos hará que no se deje para el último momento esta elección y que se pare en lugares poco adecuados". Además, si se utiliza el navegador, es primordial programar la ruta antes de comenzar el viaje y nunca mientras se conduce.

Madrugar es de familias tranquilas

Sin duda alguna, el refrán "a quien madruga Dios le ayuda", se cumple 100% en un viaje en familia. Las horas más tempranas son las mejores para viajar en coche en verano: hay menos calor, menos tráfico y los niños dormirán parte de trayecto. Por esto, a la hora de embarcarse en una aventura familiar, es mejor hacer un esfuerzo, puesto que se verá recompensado. Cuando vayan apuntando los primeros rayos de sol, hay que tener a mano las gafas de sol y no tener que buscarlas en la guantera mientras se conduce. Del mismo modo, al viajar con niños o con personas mayores, hay que prever más tiempos de descanso para hidratarse e ir al baño.

Equipaje bien distribuido
Una de las estampas más típicas que viene a la cabeza cuando se piensa en un desplazamiento en coche con la familia es el automóvil abarrotado de maletas, la baca a rebosar y bolsas y objetos en los asientos de los ocupantes. En este punto desde HTMBoxes se alerta que lo primero es viajar con lo imprescindible, "la falta de espacio dentro del habitáculo genera agobio y tensión, además de que puede ser peligroso". Por esto, el equipaje debe viajar en el espacio habilitado para ello, esto es, en el maletero y nunca en el interior del habitáculo de pasajeros. Si se necesita espacio extra, hacer uso de bacas o remolques, pero siempre comprobar que los sistemas estén homologados y en buenas condiciones.

Temperatura bien regulada
"Tengo frío", "Tengo calor", son seguramente, junto con "¿Cuánto falta?", dos de las frases que más se escuchan en un viaje familiar en coche. Para ello, la clave está en mantener una temperatura suave, en torno a los 24 grados. De esta forma, además, se podrán evitar los cambios drásticos de temperatura e impedir así lesiones, dolores y enfriamientos.

Cero averías
Con el fin de evadir posibles problemas con el coche, que provoquen parones inesperados, que desaten la tensión en la familia..., es primordial que el vehículo esté en en perfectas condiciones, tanto si se va a realizar un desplazamiento corto como largo. En este sentido, es básico revisar los neumáticos, comprobar el dibujo, si existen deformaciones, la presión, etc. Por otro lado, otro de los elementos clave son los frenos. Es necesario comprobar el nivel de desgaste de las pastillas, y en líneas generales el estado que presenta el disco de freno. Dentro del compartimiento del motor se tendrán que ajustar los niveles de: aceite motor, líquido de dirección, refrigerante y limpiaparabrisas. Por otro lado, en cuanto a los dispositivos eléctricos se hará hincapié en el sistema de alumbrado y señalización. Así como las luces de la matrícula, entre otros elementos.