Si has comprado un coche con el Plan PIVE tienes que pagarle 300 euros a Hacienda

El Plan PIVE ha provocado un dolor de cabeza importante a un gran número de automovilistas que han comprado recientemente un coche nuevo. ¿Por qué? La Agencia Tributaria ha enviado a todos ellos una carta en las que recuerda que debe tributarse en la declaración de la renta y que en caso de no hacerse podría incurrir en una sanción económica que, de media, oscila entre los 300 y los 500 euros.

Qué.es 31 de mayo de 2016

En octubre de 2012, el gobierno de Rajoy potenció la retirada del parqué automovilístico con el lanzamiento del llamado Plan PIVE, otorgando subvenciones económicas a aquellos conductores que querían comprar un vehículo nuevo en los concesionarios.

Tres años y medio después, y con unos resultados más que positivos, Hacienda ha comenzado a alertar a través de cartas certificadas que los beneficiarios de esas ayudas (750 euros del fabricante y otros 750 euros del Gobierno) deben señalar dicha ayuda en la Declaración de la Renta.

¿Qué ocurre si no se hace? Lo que le ha pasado a varios conductores: la imposición de una sanción económica que en el menor de los casos asciende a 300 euros. ¿Por qué? La Agencia Tributaria considera que es una "ganancia patrimonial", algo que desconocen la gran mayoría de los beneficiarios.

La previsión del Gobierno es que antes del 31 de julio se agote el Plan PIVE 8, una edición que se puso en marcha en noviembre de 2015 y que ha ayudado a renovar más de 227.000 vehículos en España.

QUIÉN LLEVA LA RAZÓN: ¿HACIENDA O LOS CONDUCTORES?

Desde Hacienda aseguran que la normativa del Plan PIVE señala "perfectamente" que la concesión de estas ayudas debe ser contemplada sí o sí en la declaración de la Renta. El gabinete que dirige en funciones Cristóbal Montoro apunta que está en el Boletín Oficial del Estado (BOE) reflejado y que existe la obligatoriedad, salvo que haya una condición que lo indique expresamente, de tributar ese dinero.

Muchos conductores han afirmado que ni los concesionarios ni el propio Gobierno alerta a los compradores potenciales de este tipo de circunstancia, la cual aseguran que se realiza "a propósito" con el objetivo de que no se conozca y así poder cobrar las sanciones por no cumplir con el fisco.

HE COMPRADO UN COCHE CON EL PLAN PIVE EN 2012 o 2013, ¿TAMBIÉN ME AFECTA?

Las cartas que está enviado la Agencia Tributaria afectan, indistintamente, a todos los beneficiarios del Plan PIVE en los últimos años. Si te compraste un coche nuevo en 2012, 2013, 2014 o 2015 deberás señalarlo en la Declaración de la Renta.

En esta situación se encuentra en torno a un millón de personas, las cuales, no han recibido todas ellas dicha carta desde Hacienda. No recibirla no exime del pago y de la declaración ante el fisco.

¿QUÉ OCURRE SI NO DECLARO LA AYUDA DEL PLAN PIVE?

Ante la gran mayoría de beneficiarios del Plan PIVE que no declaró esa ayuda de hasta 2.000 euros en la compra de un vehículo nuevo, la Agencia Tributaria optó por enviar esas cartas al entender que los contribuyentes no lo presentaban en sus declaraciones por desconocimiento.

Si después de esa misiva, el conductor opta por no declarar la ayuda ante Hacienda, la asociación tributaria correspondiente iniciaría un trámite legal para abrir una inspección y poder multar al comprador del vehículo nuevo con una sanción un 26% superior al importe de ayuda entregado en el Plan PIVE.

¿CÓMO PUEDO DECLARARLO A TRAVÉS DE LA HERRAMIENTA RENTA WEB?

Si se desea incluir la ayuda del Plan PIVE en esta declaración (todavía se está a tiempo), el contribuyente puede hacerlo a través de la herramienta llamada Renta WEB. ¿Dónde hay que reflejar dicha ayuda? En el apartado de "datos pendientes de trasladar".

En concreto, el importe de la subvención ha de reflejarse en la base general del IRPF, concretamente en la casilla 266 del apartado número G1 de la página 0 de dicha declaración de la Renta.

En este caso, se trata de una subvención muy similar a las que se reciben a la hora de comprar una vivienda y que se incluye en el borrador en la zona de "ganancias patrimoniales".

Si tienes problemas a la hora de declarar esta partida, no dudes en pedir cita en tu oficina de Hacienda más cercana para evitar disgustos de última hora.

¿DEBO DECLARAR EL IMPORTE DEL PIVE SI NO LLEGO AL MÍNIMO SALARIAL DECLARABLE?

Las ayudas que conceden los fabricantes y el Gobierno por el Plan PIVE (1.500 euros en el mejor de los casos, anteriormente llegaban a los 2.000 euros) no tienen nada que ver con los ingresos por rendimientos de trabajo que se perciben anualmente.

En teoría, muchos conductores que se benefician del Plan PIVE creen que si no llegan a 22.000 euros anuales o que si tienen varios pagadores y no llegan a los 12.000 euros al año NO deben declarar dicha ayuda.

¿Es eso cierto? NO, ya que se trata de una "ganancia patrimonial" que está automáticamente excluida de la posibilidad de utilizar el borrador, obligando al contribuyente a presentar la declaración, tal y como asegura Bartolomé Borrego, especial en tributación y administración electrónica.

¿PAGO LO MISMO SI COBRO 20.000 EUROS AL AÑO QUE 50.000 EUROS?

Pese a que no hay diferencias a la hora de declarar las ayudas del Plan PIVE en la renta (hay que hacerlo independientemente de que se tenga o no un salario), la Agencia Tributaria sí que computa, debido a la Reforma Fiscal del Gobierno de Rajoy, tramos a la hora de pagar esta ayuda a Hacienda.

A diferencia de años anteriores, Gestha, el sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, ha señalado que hay cinco tramos impositivos que diferencian lo que tiene que pagar el comprador del coche nuevo en función de los ingresos.

Por ejemplo, si se cobra menos de 12.000 euros al año, deberás pagar a Hacienda unos 150 euros. ¿Y si estás en los 26.000? 232,5 euros. Si estás por encima de los 60.000 euros brutos anuales, el Plan PIVE se llevará más de 350 euros de tu cuenta bancaria.

Estas cifras de tributación son estatales así que pueden variar dependiendo de la comunidad autónoma en la que residas. Si vives en Cataluña, por ejemplo, es bastante probable que puedas pagar más.