Experto afirma que las personas que lleguen a los 85 años tienen un 60% de posibilidades de contraer Alzheimer

Las personas que lleguen a los 85 años de edad tienen hasta un 60 por ciento de posibilidades de contraer Alzheimer, según ha afirmado Eric Tangalos, experto en la materia que desarrolla su labor investigadora, clínica y docente en la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota). Según ha indicado, el componente genético de la enfermedad tiene una incidencia "notable" a partir de los 65 años.

10 de octubre de 2011

MÁLAGA, 10 (EUROPA PRESS)

Las personas que lleguen a los 85 años de edad tienen hasta un 60 por ciento de posibilidades de contraer Alzheimer, según ha afirmado Eric Tangalos, experto en la materia que desarrolla su labor investigadora, clínica y docente en la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota). Según ha indicado, el componente genético de la enfermedad tiene una incidencia "notable" a partir de los 65 años.

No obstante, ha precisado que afecta de igual forma a hombres que a mujeres, aunque sí es cierto que la esperanza de vida de ésta última es mayor, "de ahí esa confusión". Este factor de longevidad, que en la población general "ha aumentado considerablemente", también ha contribuido a que "parezca que ahora hay más casos".

Como resultado, "las opciones de que aparezcan los síntomas han crecido proporcionalmente", aunque "el Alzheimer es una enfermedad que siempre ha existido", según ha explicado en una entrevista al periódico digital YMálaga.com durante su estancia en la capital malagueña a raíz de una conferencia impartida a través del departamento de Salud del complejo Sol Andalusí, que dirige el doctor José Antonio Amérigo.

Según Tangalos, quien hace 12 años formó parte del equipo que describió el Síndrome sobre el Deterioro Cognitivo Leve, a través del cual los médicos saben si el paciente tiene o no Alzheimer; el diagnóstico de esta enfermedad es "muy sencillo: con un test psicológico de cuatro horas de duración", para lo que no es necesario "hacerse resonancias o estudios cerebrales costosos".

Esto ayuda a prevenir o paliar las consecuencias de "una enfermedad de nuestros días que, hoy por hoy, continúa siendo todo un misterio para la ciencia"; aunque, no obstante, el doctor ha aclarado que el Alzheimer "no tiene cura".

Por tanto, las investigaciones realizadas hasta el momento han intentado comprender la biología de la enfermedad, pero no han dado resultados, ha señalado el doctor, quien ha precisado que "cuando se habla de medicaciones se intenta que palien los síntomas, pero no curar".

Así, experimentos como vacunas precisan comprobar que no dañan el cerebro. Según ha apuntado, el producto que se está analizando ahora está en la fase tres, y dentro de un año se comprobará si se pasa a la fase 4 y última. "Pero es importante que familiares y pacientes sepan que en ningún momento deben esperar a que llegue la vacuna", ha advertido.

Por tanto, ha considerado "fundamental" e "imprescindible" que se continúe actuando; y, mientras, los enfermos "deben vivir en un ambiente saludable y seguro, con actividad física y con interacción social".

Respecto a las familias, ha destacado que "lo peor que se puede hacer" es que opten por internar a los enfermos en centros, ya que "cada vez que un paciente deja su lugar y compañía habituales, su bajón es en picado y, además, irrecuperable".

De esta forma, el entorno de los enfermos de Alzheimer es "fundamental" y la labor de sus familiares "muy valiosa"; por lo que los médicos también deben indicarles "cómo han de comportarse". En este punto, ha indicado que "la repetición de las actividades ayuda a mejorar a los pacientes", quienes por su parte "no han de frustrarse por no poder hacer cosas nuevas".

SÍNTOMAS

En cuanto a los síntomas de esta enfermedad, Tangalos ha explicado que los problemas de memoria son "los más comunes, de ahí que sea importante combatir esa merma", mientras que al final de la misma "surgen alucinaciones con mucha frecuencia".

No obstante, ha subrayado que "el no recordar nombres no tiene nada que ver con la enfermedad de Alzheimer", aunque sí el olvidar las llaves de la casa, el móvil, el lugar donde se ha aparcado el coche, etcétera.

Una vez diagnosticado el caso es "muy difícil" aproximarse a lo que siente o sufre un paciente de Alzheimer, tanto para médicos como para familiares, "porque el enfermo cada vez se expresa peor". Según el experto, "se cree que el llanto que les sacude es un efecto de la depresión, pero se ha comprobado que la medicación antidepresiva no tiene efecto en los enfermos de Alzheimer", ha concluido.

tusanuncios.com

Consulta los mejores anuncios clasificados y publica el tuyo gratis en sólo 3 pasos. Elige tu tema: