Jáuregui dice que al próximo líder del PSOE lo elegirán delegados, no todos los militantes

El exministro y eurodiputado electo del PSOE Ramón Jáuregui ha asegurado este miércoles que al próximo secretario general del PSOE lo elegirán en el Congreso de julio un millar de delegados, no todos los militantes del partido como piden algunos dirigentes. Defiende el "derecho" del partido a "ordenar" la casa antes de la "operación a corazón abierto" de las primarias

Qué.es 28 de mayo de 2014

"Nuestros estatutos no contemplan que voten los 250.000 militantes antes del Congreso, no está previsto así y no se va a hacer así, se va a elegir por los delegados", ha zanjado en una entrevista en 'Los Desayunos de TVE', preguntado por el último congreso del PSdeG, que estuvo precedido por una votación de todos los militantes para elegir a su secretario general.

Jáuregui ha defendido que la elección del secretario general por delegados elegidos a su vez por los militantes en sus agrupaciones es "plenamente democrática" y ha negado que ese mecanismo derive en un control por parte del aparato. De hecho, ha puesto como ejemplo la elección de José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2000, o la de Alfredo Pérez Rubalcaba en 2012, en ambos casos por pocos votos.

No obstante, ha explicado que lo que sí puede hacer el congreso es que "otro día, o los siguientes congresos, tengan que elegir al secretario general entre todos los militantes". "Es una hipótesis que cabe, pero por ahora, en este momento, no", ha remachado.

El exministro ha defendido la decisión de la dirección de convocar un congreso antes de organizar primarias para elegir candidato y cree que hay que asumir que habrá una "bicefalia" entre secretario general y candidato, porque es la "consecuencia lógica del sistema de primarias", aunque ha reconocido que en el PSOE las experiencias de bicefalia no han sido buenas.

LA BICEFALIA TENDRÁ QUE SER "PACTADA"

Así, cree que tendrá que ser una "bicefalia pactada". Y además, ha reconocido que es posible que una vez que haya un nuevo secretario general, "se le elige con la perspectiva de que también sea candidato" las primarias se convoquen pero no se presente nadie más. En todo caso, ha garantizado que las habrá: "Habrá congreso y primarias, no una cosa u otra".

Además, ha defendido la decisión del actual secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, de convocar antes un congreso extraordinario, primero porque había que dar una "respuesta contundente" a la derrota electoral, y segundo porque "el partido tiene derecho a reorganizar su maquinaria" y "reordenar su casa" antes de hacer unas primarias, que son "una operación a corazón abierto.

Jáuregui está convencido de que si Rubalcaba hubiese anunciado un adelanto de las primarias se le habría dicho que no es suficiente y que la actual dirección no puede "pilotarlas".

El exministro ha enmarcado también en la necesidad de dar una respuesta contundente la marcha del exlehendakari Patxi López de la dirección del PSE-EE, aunque ha reconocido que no pensó que fuese a llegar "tan lejos" en su asunción de responsabilidades, y ha apuntado que le da "pena", porque López ha sido "el lehendakari de la paz", en palabras del también vasco Eduardo Madina.