Díaz afirma que no hubiera descartado convocar elecciones si no se hubiese restablecido "la legalidad"

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha manifestado este lunes que no hubiera descartado romper el pacto de gobierno entre PSOE-A e IULV-CA y convocar elecciones en Andalucía si no se hubiese restablecido la "legalidad" en relación con el caso de los realojos de vecinos procedentes de la Corrala Utopía de Sevilla. Por eso exige a IULV-CA "tomar decisiones justas", respetando la igualdad y la legalidad

Qué.es 14 de abril de 2014

En declaraciones a la Cadena Ser, Díaz, que ha sido preguntada por si barajó romper el pacto, ha respondido que "eso hubieran querido algunos" y ha señalado que si no se llega a restablecer la "legalidad y las decisiones justas", no lo hubiera descartado.

Respecto a si la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, va a seguir en su Gobierno, ha señalado que "evidentemente". Ha manifestado que tomó la decisión de retirar las competencias provisionalmente a la Consejería de Fomento y Vivienda porque entendía que las cosas no se estaban haciendo bien y, finalmente, el tiempo le ha dado "la razón" porque de 22 familias inicialmente, estamos, en este momento, en ocho familias -en las que hay seis niños y tres personas con alguna discapacidad- y los servicios sociales del Ayuntamiento de Sevilla dirán quiénes están en una situación real de exclusión y qué hay que hacer.

"Como entendía que las cosas no se estaban haciendo bien, tomé la decisión que entendía también que era la correcta y que me permitía restablecer la situación inicial", ha expresado la presidenta en relación con el decreto de retirada de competencias, apuntando que si no lo llega a publicar, se hubiera "tardado mucho más en conocer la realidad" de los realojados y que solo había ocho familias en una situación de riesgo de exclusión social.

Preguntada sobre si su Gobierno está más débil tras este episodio, ha manifestado que ha hecho lo que tenía que hacer, afrontar el problema y coger "el toro por los cuernos", porque entendía que las cosas no se estaban haciendo bien y tenía que garantizar que una vivienda social "vaya para quien más lo necesite y no para quien la ocupe ilegalmente".

Ha apuntado que cuando hay miles de familias esperando una familia, 12.000 de ellas en Sevilla, hay que garantizar la igualdad de los ciudadanos, la justicia en las decisiones y respetar la ley, porque esa es su obligación como presidenta.

Según ha explicado, en un principio, el de la Corrala Utopía no era un problema de la Junta, sino que afectaba al Ayuntamiento de Sevilla, que es el que tiene el registro de vivienda, si bien, "de manera inesperada, una noche se entregan viviendas a familias y las cosas no se estaban haciendo las cosas bien".

Díaz ha indicado que ahora los servicios sociales del Ayuntamiento tienen que certificar de manera urgente en qué situación están las ocho familias que pueden permanecer provisionalmente en los inmuebles en los que han sido realojados de forma transitoria y qué hay que hacer en este momento. Para la presidenta, si nos acostumbramos a que quien levante más la voz, tiene más derechos, "entramos en un sendero muy peligroso".

Susana Díaz ha lamentado los comentarios que se han hecho sobre ella durante el fin de semana. "A mí se me ha dicho de todo, que enfrentaba a pobres contra pobres o que no me importaba que la gente durmiera debajo de un puente, cuando lo que he hecho simplemente es ejercer de presidenta de todos los andaluces y entender que no puedo permitir que quien levante más la voz u ocupe ilegalmente una vivienda tiene más derechos", según ha señalado.

Ha expresado que está decepcionada con quienes han hecho esos comentarios y ha indicado que le exige a sus socios de gobierno lo que se exige a ella misma: que es "tomar decisiones justas y garantizar que desde la izquierda otro camino es posible, siempre respetando la igualdad, protegiendo a quien más lo necesita y en el ámbito de la ley".

Ha señalado que PSOE-A e IULV-CA son dos partidos distintos, que tienen una concepción de las instituciones distintas, pero que tienen un pacto de gobierno por el que están dando, en un momento muy difícil, una salida a la crisis de manera diferente desde Andalucía. Para la presidenta, es "lógico que se produzcan enfrentamientos cuando dos partidos son distintos y tienen una visión distintas de las cosas".

DAR ESTABILIDAD Y GOBERNABILIDAD 

 "Ahora bien, se que mi responsabilidad como presidenta de la Junta es dar estabilidad y gobernabilidad a Andalucía y que el timón que llevo, cuanto antes recupere la velocidad de crucero", según ha expresado Díaz, que ha querido dejar claro que cuando entienda que las cosas no se hacen bien, intervendrá y se pondrá al frente.

Susana Díaz, que ha asegurado que ella no está en "cábalas" sobre la mejor fecha para celebrar elecciones, ha expresado que tiene una buena relación con muchos dirigentes de IULV-CA y que con el coordinador general, Antonio Maíllo, tiene una relación "cordial". Ha indicado que el día que estalló el conflicto tuvo con él una conversación en la que le planteó que el Gobierno andaluz no se podía desviar de la legalidad.