El Senado rechaza prohibir donaciones y condonaciones de deuda a los partidos

El Pleno del Senado ha rechazado una proposición de ley de UPN para reformar la ley de financiación de partidos y, entre otras cosas, prohibir que reciban donaciones en metálico o en especie y que las entidades financieras les condonen sus deudas. La iniciativa ha sido rechazada por PP, PSOE, CiU, Entesa, PNV e IU, que han compartido sobre todo dos argumentos: que el asunto requiere un consenso previo amplio y que el problema de la corrupción no es la actual ley, sino su incumplimiento. Han votado a favor Coalición Canaria y Foro.

6 de noviembre de 2013

Temas
  1. Senado
MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Senado ha rechazado una proposición de ley de UPN para reformar la ley de financiación de partidos y, entre otras cosas, prohibir que reciban donaciones en metálico o en especie y que las entidades financieras les condonen sus deudas. La iniciativa ha sido rechazada por PP, PSOE, CiU, Entesa, PNV e IU, que han compartido sobre todo dos argumentos: que el asunto requiere un consenso previo amplio y que el problema de la corrupción no es la actual ley, sino su incumplimiento. Han votado a favor Coalición Canaria y Foro.

La senadora Amelia Salanueva ha defendido la proposición de UPN y ha tratado de convencer a los grupos de que planteaba un punto de partida para trabajar, una oportunidad para mejorar la ley como mecanismo contra la corrupción. "El sistema no ha funcionado y nuestro comportamiento, con carácter general, tampoco", ha afirmado desde la tribuna.

Salanueva ha asegurado que se dan "cifras escandalosas" como los 300 millones que sumaban hasta 2004 las condonaciones de deuda a los partidos, según el Banco de España, que el tipo medio de interés de los créditos que logran sea el 0,4 por ciento, o que logren entre 8 y 9 millones de euros en donaciones.

Aunque ha admitido que pueden ser prácticas legales, ha agregado que están lejos de lo que la sociedad acepta y que abren además una puerta a la corrupción que se cerraría de prohibirlas por completo.

Manuel Altava (PP) ha dado por buena la intención de la iniciativa, pero ha asegurado que requiere un consenso amplio y no una propuesta "de parte" y se ha remitido a la propuesta de regeneración democrática planteada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que será "un inicio de diálogo importante para que nos sumemos todas las fuerzas y lograr la máxima transparencia de los partidos políticos".

Junto a este argumento previo y general, Altava ha rechazado algunos puntos concretos de la proposición de UPN, como la prohibición de las donaciones; para el PP, es correcta su actual limitación y la obligación de que todas se declaren. "Eso sí es lograr la máxima transparencia", ha agregado.

"LAS LEYES NO LO PUEDEN TODO"

El socialista Ramón Ortiz ha asegurado que su partido apuesta por "endurecer" la ley de financiación y que así lo aprobará este fin de semana la Conferencia Política del PSOE. "Pero no debemos engañarnos: el pilar sobre el que emerge el grave problema de la financiación irregular no es de naturaleza jurídica", ha insistido.

"Las leyes no lo pueden todo. La actitud de cada cual tiene más que ver con la ética y la moral que con ninguna norma legal, por perfecta que sea", ha agregado.

Por parte de CiU, Ferrán Bel ha considerado equivocada la propuesta de UPN tanto en la forma como en el fondo. Ha recordado que la ley se reformó hace un año con gran consenso y ha insistido en el argumento de que el problema de corrupción no radica en la norma, sino en su incumplimiento.

Francisco Boya, de la Entesa, ha asegurado también que la trascendencia de este asunto aconseja un "consenso previo". "Queremos lanzar el guante para que el conjunto de las fuerzas políticas podamos abordar una cuestión esencial para garantizar el futuro de la democracia. El problema de la financiación no es el único", ha argumentado.

Por parte de IU, Enrique Iglesias, ha considerado positiva la propuesta, pero ha agregado que "tiene carencias porque no afronta la reforma global de la ley". Ha defendido como única financiación "transparente" de partidos la de origen exclusivamente público y ha reiterado, como otros portavoces, que el problema de la corrupción no es el marco normativo actual, sino que no se cumpla.