Canalda pide que la reforma del Código Penal incluya como delito la apología de la anorexia y la bulimia

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, solicitó hoy que la reforma del Código Penal, cuyo periodo de enmiendas concluye mañana en el Senado, incluya como delito la apología de la bulimia y la anorexia para poder cerrar por orden judicial páginas de Internet que promueven entre los menores este tipo de conductas.

24 de mayo de 2010

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, solicitó hoy que la reforma del Código Penal, cuyo periodo de enmiendas concluye mañana en el Senado, incluya como delito la apología de la bulimia y la anorexia para poder cerrar por orden judicial páginas de Internet que promueven entre los menores este tipo de conductas.

"Estas páginas tienen una incidencia decisiva en los menores", aseveró Canalda en su intervención en la conferencia 'El Papel de Internet en la Educación de los Jóvenes', en la que participaron el director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, Santiago Abascal, y el administrador de la Comisión Europea, Leonardo Cervera.

Canalda indicó que el organismo que dirige realizó una serie de consideraciones al texto legal del Congreso de los Diputados para incluir en la reforma la tipificación de la apología de la bulimia y la anorexia, al igual que hay un tipo legal que pena a los que promueven la pederastia. "Hoy en día no hay herramienta legal para cerrar este tipo de páginas y hay que bordear la Ley en muchas ocasiones", apuntó.

EDUCAR EN INTERNET

Por otro lado, el Defensor del Menor insistió en la necesidad de que los padres y las instituciones eduquen a los menores en valores, puesto que "el niño que respeta en el mundo real, lo hará también en el mundo virtual".

"Nos encontramos ante una realidad que nos coloca en una situación de desventaja con respecto a nuestros hijos", recalcó Canalda, quien reseñó que para educar en Internet todos tienen que tirar del carro en la misma dirección.

Así, puso de manifiesto que "las redes sociales son una nueva forma de socializarse por parte de los jóvenes". "La inmediatez que permite la tecnología choca con la posibilidad de reflexionar sobre las consecuencias de colgar cierta información de forma inmediata. Dar información en tiempo real está en boga pero puede tener consecuencias sino se hace de forma reflexiva", indicó.

Asimismo, Santiago Abascal aseguró que "los adolescentes y los niños tienen al alcance de un sólo clic un montón de información que pueden suponer riesgos incontables de diversa índole". "Ni la legislación ni las normativas deben ser algo estático porque Internet cambia con gran rapidez", señaló.

Por su parte, Leonardo Cervera, autor del libro 'Lo que hacen los hijos en Internet', insistió en que los contenidos de la Red pueden llegar a ser muy peligrosos e incidió en que los menores se encuentran desprotegidos porque están en las mismas condiciones de los adultos al no controlarse la edad.

Entre los riesgos de la Red, destacó el acceso de los menores a contenidos inapropiados; la enorme desinformación al incluir datos incorrectos; los contactos inadecuados; y los comportamientos vandálicos por el ciberacoso.

Según contó, su experiencia constata que los padres tienen muy poca información sobre que hacen sus hijos en Internet. Para Cervera, los contenidos disponibles en la red son un riesgo no solo por su tipología sino también por la falta de espíritu crítico. "Todos los contenidos de Internet son aceptados por los usuario de la red sin preguntarse su procedencia", apuntó.

Cervera llamó la atención a los padres haciéndoles ver que padres e hijos ven la red de forma distinta: "Los padres usan Internet, los hijos viven en Internet", subrayó. Cervera insistió en que "Muchos padres no han interiorizado la importancia de Internet en la educación de los hijos porque ellos no tuvieron esa herramienta durante su educación".