¿A qué zonas del cerebro afecta el Alzheimer?

Investigadores de la UNED, la Universidad Rey Juan Carlos y la Fundación Reina Sofía han determinado cuáles son las zonas del cerebro que se ven afectadas cuando se inicia el deterioro cognitivo, lo que puede ser de vital importancia para el diagnóstico precoz del Alzheimer.

EP 16 de marzo de 2010

Un grupo de investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Reina Sofía han detectado las áreas en el cerebro que se deterioran cuando se inicia un proceso neurodegenerativo y aparece un deterioro cognitivo leve, lo que puede ser determinante a la hora de ayudar al diagnóstico precoz del Alzheimer.

   "Los hallazgos son muy relevantes ya que nos dan pistas sobre las zonas del cerebro que hay que mirar para poder realizar en el futuro un diagnóstico precoz del Alzheimer", aseguró el director del Laboratorio de Análisis de Imagen Médica y Biometría de la URJC, Juan Antonio Hernández Tamames.

   Los participantes -18 sujetos sanos y 22 con trastorno cognitivo leve- fueron elegidos de la muestra de 140 personas utilizadas en un estudio longitudinal de 3 años de duración. Los pacientes con deterioro cognitivo fueron clasificados en amnésicos, no amnésicos y multidominio; es decir, los que tienen problemas de amnesia y problemas en la ejecución de tareas cotidianas.

   La investigación puso de manifiesto que en sujetos con deterioro cognitivo leve de tipo amnésico se comienza dañando el giro parahipocámpico del cerebro (una zona cercana a la memoria y los recuerdos en el cerebro). Sin embargo, en los pacientes que presentan un deterioro cognitivo leve no amnésico lo que primero se deteriora es el cíngulo anterior. Finalmente, en los pacientes con un deterioro  multidominio se dañan ambas zonas (giro parahipocámpico y cíngulo).

   De acuerdo a la investigación, esto podría deberse al hecho de que el deterioro cognitivo multidominio es un estadio más avanzado del Alzheimer que puede aparecer tras un deterioro cognitivo leve, ya sea amnésico o no amnésico. Estos hallazgos, además, pueden ser fácilmente distinguidos de otras demencias que cursan con síntomas similares al Alzheimer, sin serlo, como pueden ser las demencias vasculares o la demencia de cuerpo de Lewy.