El jefe de Hammerskin-España se niega a responder sobre el Holocausto, aunque se proclama fan de la II Guerra Mundial

El presunto jefe del grupo neonazi Hammerskin-España, José Eduardo C.H., alias 'Chape', se negó hoy durante el juicio contra miembros de la organización a responder al fiscal sobre su opinión de las posiciones revisionistas del Holocausto judío durante el Tercer Reich, aunque se proclamó aficionado de la II Guerra Mundial al ser su familia del bando Nacional en la Guerra Civil Española.

16 de junio de 2009

"¿La esvástica es el símbolo nazi, no?", se pregunta uno de los procesados MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El presunto jefe del grupo neonazi Hammerskin-España, José Eduardo C.H., alias 'Chape', se negó hoy durante el juicio contra miembros de la organización a responder al fiscal sobre su opinión de las posiciones revisionistas del Holocausto judío durante el Tercer Reich, aunque se proclamó aficionado de la II Guerra Mundial al ser su familia del bando Nacional en la Guerra Civil Española.

'Chape' y otros catorce integrantes de este grupo de 'skinheads' se sientan desde ayer en el banquillo de los acusados por delitos de tenencia ilícita de armas y asociación ilícita. Es previsible que mañana declare como testigo protegido el periodista que se infiltró en el grupo para escribir el libro 'Diario de un Skin'. Ayer denunció en un escrito enviado vía fax al tribunal que teme por su vida al tener constancia de que quieren contratar a un sicario para agredirlo.

A su entrada a la sede judicial, los quince acusados cubrieron sus rostros con máscaras y gorras para evitar ser captados por las cámaras y fotógrafos. Se enfrentan a una petición fiscal de entre seis y tres años de prisión, mientras que el Movimiento contra la Intolerancia, que ejerce como acusación popular, pide entre cinco y seis años de cárcel.

"No me interesa la política. No quiero contestar a esas preguntas", espetó 'Chape' a preguntas del representante del Ministerio Fiscal sobre su opinión sobre la ideología nacionalsocialista que propugnó Adolf Hitler. Acto seguido, aseguró que era "cristiano" y que sus "creencias" le hacían "reprobar esas ideas".

Asimismo, insistió en que Hammerskin-Nazion no es ninguna organización, definiéndolo como "una actitud juvenil" que engloba a "un grupo de colegas" a nivel internacional con fines lúdicos. Negó, además, ser 'skinhead', aunque reconoció que conoce a "gente del mundillo" por su condición de tatuador internacional.

AMNESIA SOBRE EL NAZISMO

Para refrescarle la memoria, el fiscal le inquirió acerca de las banderas con esvásticas, documentos sobre la filosofía de la Hammerskin-Nazion --La Constitución-- y armas (machetes, hachas y navajas...) intervenidos durante el registro de su estudio de tatuajes. "Soy coleccionista de objetos relacionados con la II Guerra Mundial. Las armas son normales en mi casa porque mis padres tienen licencia para ello", arguyó.

La respuesta de 'Chape' siguió la misma línea que la de otros acusados al ser inquiridos sobre el material intervenido en sus domicilios que los relaciona con grupos de ideología neonazi. El procesado Francisco Javier A. aseguró que le gustaba "el tema de la militaria" al ser preguntado sobre unos vídeos encontrados en su casa de Hitler --'Las SS Sangre y Fuego' y 'Las Armas Secretas de Hitler'-- y Mussolini.

Durante la inspección de su domicilio, la Guardia Civil se incautó de 44 camisetas con emblemas neonazis y con el escudo de los Hammerskin-España. "Pensaba que Hammerskin era una marca de ropa que se compra en determinadas tiendas", manifestó Francisco Javier, quien añadió que conoció de su existencia como organización durante la instrucción de la causa.

La 'amnesia' que mostró este acusado llegó a tal extremo que se preguntó si la esvástica era el símbolo nazi. "Eso es lo que creo, ¿no?", dijo. Tras ello, se le mostró varias fotografías recogidas de su casa en las que aparecía en un acto conmemorativo del lugarteniente de Hitler, Rudolf Hess, portando banderas con esvásticas. "No sé quién es Rudolf Hess", aseveró al preguntarle sobre la imagen de la persona que salía en una de las pancartas.

Se da la circunstancia de que el acusado fue detenido por error el 22 de mayo de 2003 acusado de ser el presunto 'asesino de la Baraja'. Se le arrestó por su parecido físico con el retrato robot que la Policía elaboró del verdadero asesino, a pesar de que tenía una coartada para no ser inculpado. A las tres semanas, se le dejó en libertad.