Investigadores de la ULPGC analizan la vuelnerabilidad geomorfológica de las playas

El método se ha aplicado en 34 playas de Gran Canaria
Se ha desarrollado un sistema de indicadores para evaluar la vulnerabilidad geomorfológica de las playas
Existen numerosas causas que generan vulnerabilidad geomorfológica, como la intensidad del oleaje, la presencia de diques o escolleras o la ausencia de dunas costeras, entre otros

Pepe Rodríguez 17 de marzo de 2018

Investigadores de la ULPGC analizan la vuelnerabilidad geomorfológica de las playas
imagen de una playa estudiada

Tres investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), en colaboración con compañeros de las Universidades de Sevilla y Autónoma de Barcelona, han analizado la vulnerabilidad geomorfológica en playas utilizando un conjunto de indicadores y, como resultado han publicado un artículo de investigación en una revista internacional titulado "Midiendo la vulnerabilidad geomorfológica en playas utilizando un conjunto de indicadores (GVI): una herramienta para la gestión".

Este trabajo está firmado por los investigadores del Grupo de Investigación de Geografía Física y Medio Ambiente del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG) de la ULPGC, Carolina Peña-Alonso, Luis Hernández-Calvento y Emma Pérez-Chacón, junto a Pablo Fraile-Jurado, del Departamento de Geografía Física y Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Sevilla, y Eduard Ariza, del Departamento de Geografía e investigador Grupo de Investigación en Recursos Costeros y Paisaje de la Universidad Autónoma de Barcelona.

En este trabajo se ha desarrollado un sistema de indicadores para evaluar la vulnerabilidad geomorfológica de las playas (GVI) a través de: la susceptibilidad (aspectos propios de la playa como su geomorfología o sedimentología), los agentes que los modelan, ya sean de carácter natural o antrópico, y su capacidad de permanecer estables a lo largo del tiempo. El índice se plantea como un instrumento útil para los gestores de playas a escala local. Su fácil aplicación permite la obtención de un diagnóstico geomorfológico en playas con diversas características.

Este índice ha sido formulado para ser aplicado en cualquier playa a nivel mundial, no obstante, las playas de Canarias han sido tomadas como playas piloto por poseer una gran diversidad de características vinculadas a la geomorfología de sus playas, la incidencia del oleaje, la presión antrópica y su evolución a lo largo del tiempo.

Método aplicado en 34 playas de Gran Canaria

El método se aplicó a 34 playas en la isla de Gran Canaria (España) que experimentan diferentes intensidades de ocupación humana, incidencia marina, diversas características geomorfológicas y sedimentarias, y variable evolución espacial registrada desde 1960 (antes del desarrollo del turismo de masas). A diferencia de otros estudios, el análisis de estas dimensiones (y sus relaciones) permite un diagnóstico de la geomorfología de las playas con un enfoque integrado.

Los resultados ilustran las numerosas causas que generan vulnerabilidad geomorfológica, como la intensidad del oleaje, la presencia de diques o escolleras, variaciones de la superficie y línea de costa, la ausencia de dunas costeras, la anchura de la zona intermareal, o la ausencia beachrocks que afloran en la orilla, entre otras muchas.

Estas variables se combinan y operan de manera diferente en cinco grupos de playas con diferentes necesidades de gestión. Las playas más vulnerables son las que están expuestas a una fuerte incidencia marina, por lo que requieren mantenimiento de sus geoformas estructurales para garantizar su estabilidad. La situación opuesta se relaciona con playas poco impactadas por la acción humana y marina. Estas playas son menos vulnerables ya que tienen una susceptibilidad moderada y una alta capacidad de recuperación. Los requisitos de gestión consisten en medidas suaves ya que tienen una fuerte solidez geomorfológica. En este contexto, el sistema de indicadores propuesto es una contribución potencialmente relevante para la gestión de las playas, especialmente para aquellos que están bajo amenaza.

Una de las mayores contribuciones de este artículo es la conceptualización de los procesos involucrados en el estado geomorfológico de las playas a través de análisis de su vulnerabilidad. Es la primera vez que se plantea un índice adaptado a playas en el que se combinan aspectos naturales, antrópicos, y evolutivos por lo que su aplicación permite un diagnóstico amplio de las problemáticas que afectan a su estado natural.

Los resultados obtenidos en el índice propuesto indican que las playas más impactadas se relacionan con una combinación entre su debilidad geomorfológica y la acción de los agentes a los que están expuestas.

El trabajo de investigación ha sido recogido en la revista internacional 'Journal of Environmental Management', que es una revista de prestigio internacional indexada en Journal Citation Reports (JCR) clasificada en el primer cuartil de impacto en la categoría Environmental Sciences. En 2016 (último año evaluado) esta revista tenía un nivel de impacto de 4,010. Su factor de impacto en los últimos cinco años es de 4,412.

Esta revista también está clasificada en el primer cuartil de SCIMAGO (SCOPUS) para el año 2016 (último año evaluado) en las categorías de Management, Monitoring, Policy and Law; Environmnetal Enginering; Waste Management and Disposal, con un índice H de 123 (SJR 2016: 1,141). El impacto de los últimos 5 años es de 1,23.