El Gobierno intensifica su trabajo para mejorar las condiciones laborales en la Hostelería

Esta semana, la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias convocará la Mesa de la Hostelería con los agentes sociales y económicos más representativos de Canarias y participará en Madrid en el grupo de trabajo estatal sobre la misma materia

Pepe Rodríguez 19 de febrero de 2018

El Gobierno intensifica su trabajo para mejorar las condiciones laborales en la Hostelería
La Consejera junto al Director General de trabajo

La Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias que dirige Cristina Valido, convocará esta semana a los agentes sociales y económicos más representativos de las Islas en la Mesa Técnica de la Hostelería con el fin de analizar los últimos datos referentes a la accidentalidad laboral del sector, la elaboración de la guía de buenas prácticas sobre riesgos ergonómicos y psicosociales, el protocolo de acoso, y los temas que se concluyeron en el reciente encuentro con la comunidad balear. También en este semana, los responsables del departamento de Trabajo del Gobierno de Canarias participarán en el grupo de trabajo de la mesa por la Calidad en el Empleo en el sector, convocada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.


El director general de Trabajo, José Miguel González, destaca "los grandes avances que se están alcanzando gracias a la colaboración de las organizaciones sindicales y empresariales para alcanzar puestos de trabajo más seguros y saludables" y considera que el modelo más efectivo para mejorar las condiciones laborales en el sector "no es solo la vigilancia del cumplimiento de la normativa por parte de la Inspección, como ya hacemos, sino la prevención, la información, la formación, y eso sólo lo conseguimos a través del diálogo constante con los representantes de las empresas y de la población trabajadora, con el resto de administraciones y el intercambio de experiencias con otras comunidades como hemos hecho con Baleares".

"La Hostelería es el sector con mayor número de personas trabajando pero debemos evitar que este rápido crecimiento de la población activa genere más accidentes, es una actividad de elevadas exigencias de carácter físico, con horarios especiales y largas jornadas laborales que precisa de un plan de intervención muy intenso para evitar los accidentes".

González explica que "la organización y la planificación son las herramientas básicas para prevenir los accidentes laborales". "No sólo es fundamental que los trabajadores tengan conciencia sino que los directivos y mandos de las empresas prevean los accidentes y actúen de una manera organizada para identificar los riesgos existentes, evaluar los que no se puedan evitar, asignar recursos, económicos, materiales y humanos, aplicar las medidas y por último, evaluar los resultados obtenidos".


Durante el encuentro previsto para esta semana con los representantes del sector, la consejera también expondrá los acuerdos alcanzados en la reunión mantenida en pasados días con su homólogo en las Islas Baleares.


Entre otros asuntos, ambas comunidades acordaron solicitar al Estado que se incluya en el cuadro de enfermedades profesionales del sistema de Seguridad Social, las provocadas en los trabajos que realizan el personal de limpieza, cocina o camareros en el sector de hostelería, referido al síndrome de túnel carpiano y el reconocimiento explícito de las enfermedades profesionales que afectan a las camareras de piso por movimientos repetitivos.


También acordaron la realización de un estudio sobre las condiciones de las personas que trabajan en el sector, en el que se refleje la siniestralidad, la peligrosidad y los requerimientos físicos para cada tarea; la creación de una tarjeta profesional que recoja la formación específica sobre riesgos y vigilancia en la salud en cada puesto; facilitar la creación de servicios de prevención mancomunados en el sector de la Hostelería en general que permitan tener servicios de prevención adecuados en los establecimientos más pequeños, y la redacción de una guía metodológica que mejore la evaluación de riesgos ergonómicos y psicosociales.