Los trabajos para asegurar la ladera en la que ayer se produjo el derrumbe seguían ayer y hoy

Los concejales de Seguridad Ciudadana y Urbanismo han supervisado ayer las labores que se están realizando por parte de trabajadores verticales para colocar una malla y asegurar toda la zona antes de empezar las labores de desescombro

Cuando concluyan estas labores para descartar definitivamente que no haya ninguna persona bajo el material desprendido, se realizarán sondeos geotécnicos en el tramo del paseo afectado para garantizar definitivamente su seguridad

 Un retén de efectivos de la Policía Local y Bomberos continuará en la zona

Pepe Rodríguez 5 de febrero de 2018

Los trabajos para asegurar la ladera en la que ayer se produjo el derrumbe seguían ayer y hoy
Visita a la zona del derrumbe

Los trabajos para asegurar la ladera en la que se produjo un derrumbe en el paseo que une La Puntilla y El Confital continuarán durante la jornada de hoy y mañana y la empresa contratada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para proceder al desescombro de la zona empezará mañana a última hora o el lunes los trabajos para fragmentar las piedras y retirar la tierra caída, con el fin de poder confirmar definitivamente que no hay nadie bajo el material desprendido en la mañana de ayer viernes, unos 400 metros cúbicos de tierra y rocas.

Así lo han explicado la concejala de Seguridad Ciudadana, Encarna Galván, y el responsable de Urbanismo, Javier Doreste, que junto al jefe de la Policía Local, Carlos Saavedra, el jefe de Bomberos, José Antonio Nóbrega, así como responsables de la Unidad Técnica de Seguridad y Emergencias (UTSE) y técnicos de Geursa, han supervisado esta mañana la labor que está realizando un grupo de especialistas en trabajos verticales, que van a colocar una malla para poder empezar a trabajar con toda seguridad en el área donde cayeron las piedras y rocas desprendidas.

Para realizar esta función, el Ayuntamiento ha contratado de forma urgente a una empresa especializada, que podrá llevar a cabo estas labores con más seguridad, dada la dificultad de las mismas.

En concreto, diez operarios de la empresa de trabajo vertical, equipados con arneses de seguridad, se han descolgado desde el Paseo Hermanos Jorge Marrero para tirar las piedras que tenían peligro de caerse con el fin de dejar la pared del risco saneada y evitar que caiga cualquier material sobre los operarios que luego van a fragmentar las piedras del derrumbe en la zona inferior.

También se han dedicado durante la mañana a preparar los anclajes de la malla metálica que se va a colocar a lo largo de la tarde, haciendo agujeros en el muro del paseo. Se van a colocar cerca de 50 metros de malla que van a cubrir el talud, que es de una altura de 10 a 12 metros.

Se calcula que toda esta operación de limpieza de la pared y afianzamiento del talud se acabe mañana por la mañana para posteriormente, a ser posible mañana por la tarde, descolgar con una grúa una retroexcavadora de pequeñas dimensiones hasta la playa y poder empezar a picar las piedras del derrumbe, indicó Javier Doreste.

Encarna Galván recordó que, hasta el momento, todas las actuaciones de los técnicos y de los efectivos de seguridad descartan la presencia de alguna persona en la zona. La Policía Local y la Policía Nacional utilizó ayer perros adiestrados para rastrear la zona en busca de alguna persona que pudiera haber quedado sepultada, pero no se encontró ninguna señal.

A su vez, la Policía Local pudo localizar en distintas partes de la ciudad o constatar la salida de la Isla de las personas que habitualmente pernoctan en esta zona y de la que se tenía constancia. En este sentido, la concejala subrayó que el albergue abierto precisamente hace unos días por el Ayuntamiento en La Isleta, muy cerca del lugar del suceso, para dar cobijo a las personas sin hogar debido al mal tiempo ha podido ser "una gran ayuda para evitar que esas personas pudieran estar ahí en el momento del desprendimiento".

No obstante, según remarcó también Doreste, no se puede descartar definitivamente que pudiera haber otra u otras personas en ese lugar y por eso se está trabajando con la máxima celeridad en los trabajos que llevarán al desescombro total del material hasta localizar los restos de los enseres de las personas que utilizaban la zona para dormir.

Todos estos trabajos se tratarán de realizar lo más rápido posible, pero teniendo en cuenta las dificultades técnicas, la complejidad del terreno, las mareas y el volumen de piedras y tierra a retirar.

Tras realizar esta tarea, que es la más urgente, se encargará desde el Ayuntamiento, anunció Javier Doreste, la realización de estudios geotécnicos a lo largo en el tramo del paseo afectado "para asegurarnos de que el paseo es seguro", apuntó. Los primeros estudios realizados ayer por los técnicos sobre el terreno apuntaban a que la roca principal sobre la que se asienta el paseo no ha sido afectada y que viviendas y paseo son seguros, pero el Ayuntamiento quiere seguir realizando comprobaciones para confirmar al cien por cien la solidez de la estructura.

Mientras se realizan estas labores, un retén de afectivos de la Policía Local y Bomberos continuará en la zona para vigilar que no se produzcan incidentes.

Los dos concejales agradecieron la labor de los equipos de emergencia que han trabajado en la zona coordinados desde el Centro Municipal de Seguridad y Emergencias, ya que desde el primer momento la presencia de Policía Local, Bomberos y efectivos de Protección Civil, además del apoyo de agentes de la Policía Nacional, ha permitido actuar de forma muy eficaz.

"Hay que gradecer la coordinación de los cuerpos de emergencia y también de los Servicios Sociales, que trabajaron rápidamente en la zona mostrando que el Ayuntamiento funciona muy bien en situaciones de emergencia", destacó Doreste.