El Ayuntamiento diseña con la ciudadanía como rehabilitar y conservar el Casco Histórico de Tamaraceite

La iniciativa ha consistido en la elaboración de un diagnóstico con los vecinos y residentes que recoge las acciones necesarias para la protección y mejora del casco histórico de Tamaraceite.

Las conclusiones del informe señalan la necesidad de una intervención urgente para mejorar la habitabilidad, reducir su vulnerabilidad urbana y limitar los efectos del nuevo desarrollo.

Alberto Rodríguez 20 de enero de 2018

El Ayuntamiento diseña con la ciudadanía como rehabilitar y conservar el Casco Histórico de Tamaraceite
Rehabilitación y conservación del Casco Histórico de Tamaraceite.

El casco histórico de Tamaraceite necesita de una intervención urgente para mejorar la las condiciones de habitabilidad, erradicar su vulnerabilidad urbana, que se agudiza con el paso de los años y limitar los efectos del nuevo desarrollo. Esas son las principales conclusiones que se desprenden del diagnóstico participativo que ha realizado el Consistorio por primera vez junto a los vecinos del barrio, y cuyas conclusiones han sido presentadas hoy por la concejala Mercedes Sanz.

La concejalía de Distrito Tamaraceite-Tenoya-San Lorenzo junto al área de Urbanismo, decidió llevar a cabo un diagnóstico de la situación del casco histórico de una forma participativa, contando con las opiniones de vecinos, asociaciones, colectivos, así como agrupaciones culturales y deportivas de la zona. El objetivo del proyecto, que ha sido diseñado por Grupo MUSE, ha consistido en identificar la realidad del barrio para diseñar junto a los ciudadanos las propuestas de mejora del Casco Histórico de Tamaraceite.

La concejala Mercedes Sanz, ha afirmado que "la vulnerabilidad del centro histórico de Tamaraceite, con pérdidas destacadas en su patrimonio debido al elevado crecimiento urbanístico que ha soportado el barrio en los últimos años, nos obligaban a intervenir con proyectos participativos de este tipo que revelan que tipo de acciones hay que poner en marcha para recuperar el entorno de la zona contemplando factores sociales, económicos y ambientales".

"Me gustaría recordar que es la primera vez que se elabora un proceso de rehabilitación del casco antiguo de un barrio de la ciudad como éste, en el que el diagnóstico y gran parte del contenido del documento definitivo se ha construido en base a las aportaciones de los ciudadanos de Tamaraceite. El informe resultante ofrece una información actualizada que complementará al Plan Especial de Reforma Interior aprobado en 1993, eso sí, contando con la perspectiva y la visión del ciudadano", ha aseverado Sanz.

El Consistorio decidió poner en marcha un proceso participativo de este tipo tras años de demandas y peticiones por parte de los vecinos. Además de la necesidad de mejorar la calidad visual de los edificios, el informe recoge acciones como el aumento de la conectividad de la zona con el resto del municipio, la mejora de la accesibilidad en la Montañeta y la rehabilitación de la red de alcantarillado. También señala medidas que propicien la transformación urbanística con actuaciones fácilmente realizables, como la creación de espacios públicos como parques o pequeñas plazas.

El informe también señala la reclamación de los comerciantes de mejoras en el diseño de la zona comercial que ha estado vinculada a al eje de la Carretera General, con características favorables para funcionar como lugar de encuentro entre vecinos y visitantes que se acercan a hacer uso de los servicios que tiene centralizados en esta zona del Distrito, en torno al que se concentran elementos patrimoniales que deben ser conservados.

El documento también recoge la necesidad de contar con los vecinos como agentes de cambio en la transformación y conservación de la zona. La revitalización de Tamaraceite implica mantener el espacio vivo y renovado con acciones permanentes, que deben atender a lo cotidiano y que, a la larga, deben abanderar los propios vecinos que serán quienes, con su buen hacer, ayuden a la conservación y mantenimiento del espacio común.

La elaboración de la estrategia de rehabilitación de Tamaraceite ha estado dividida en tres fases; una primera inicial de presentación del proyecto a los vecinos, empresarios y colectivos del barrio. Una segunda de análisis sociocomunitario sobre la situación actual del área de intervención, así como la creación de grupos de acción con los agentes sociales, en los que se han diseñado recorridos por la zona, se han llevado a cabo mesas de mapeo y actividades en centros educativos. Y una tercera fase y última de redacción del informe técnico.

La Geógrafa Itahisa Chávez, ha asegurado por su parte que "el objetivo fundamental de este proceso, que se trata de una demanda histórica vecinal, es recuperar el carácter y el espíritu que contiene la historia del Casco Histórico de Tamaraceite, que mucha gente desconoce y que ha ido perdiendo valor en los últimos años, eclipsado por el crecimiento urbanístico más reciente de la zona".

El informe final, que no es vinculante, proporciona recomendaciones de intervenciones de mejora de espacios en el Casco Histórico de Tamaracaite, contemplando factores sociales, económicos y ambientales, así como la integración de dotaciones y equipamientos o la recuperación del comercio de cercanía.

A lo largo de los últimos meses, se han llevado a cabo en la Casa de la Cultura de Tamaraceite las siguientes actividades dentro del proceso de diagnóstico. El primero de ellos fue el taller 'Aproximación a los procesos de diagnóstico participativo' y 'DAFO', el pasado 15 de junio. También se realizó un recorrido urbano por el centro histórico el 17 de junio. Además, tuvieron lugar los talleres de elaboración de propuestas 'Movilidad y espacio público', el 20 de junio, el taller 'Patrimonio y paisaje', el 22 de junio, y el taller 'Servicios y actividades económicas', el 29 de junio.