El Gabinete Literario de Gran Canaria estrena la restauración del parqué de marquetería de cien años del Salón Dorado

El Cabildo ha financiado con 190.000 euros su restauración y la del torreón sudoeste, lo que ha evitado que se pierda para siempre
El lucernario de cristal de la escalera y recuperar la cubierta para uso público, los próximos retos para este emblemático edificio de la capital grancanaria

Pepe Rodríguez 19 de noviembre de 2017

El Gabinete Literario de Gran Canaria estrena la restauración del parqué de marquetería de cien años del Salón Dorado
Parqué renovado del Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria

El Gabinete Literario estrenó la renovación del parqué de marquetería de más de cien años de su fabuloso Salón Dorado, una obra que junto a la restauración de uno de sus característicos torreones cuenta con una financiación de 190.000 euros del Cabildo, que no ha dudado en implicarse en la recuperación de este edificio dada su gran trascendencia para Gran Canaria, subrayó el presidente insular, Antonio Morales.

Este inmueble, con una silueta acompañada de palmeras siempre admirada por la ciudadanía, ha adquirido en los últimos años relevancia nacional y hasta internacional por haber sido el escenario de películas como Palmeras en la Nieve, con Adriana Ugarte, Aliados con Brad Pitt y Marion Cotillard, y Dawn a dark hall con UmaThurman.

Sin embargo, es emblamático desde mucho antes, tanto que personajes como Unamuno, Saint Saenz, Caruso o Miguel Fleta, así como Benlliure, Ramón y Cajal o Canalejas, y también los grandes artistas e intelectuales canarios, desde Tomás Morales a Alonso Quesada a los contemporáneos Juan Hidalgo o el gran Alfredo Kraus, han pasado por este salón que ahora ya está listo para otro siglo de acontecimientos.

Fue allá por 1915 cuando la sociedad Gabinete Literario logró su deseo de contar con un gran salón que fue adjudicado por casi 50.000 pesetas a Ramón Prats, que emprendió un trabajo de decoración que se extendió hasta febrero de 1916.

Francia fue la cuna del parqué desde el siglo XVII con su mayor exponente en los de Versalles, que casi da nombre al espacio del Gabinete Literario, que finalmente estrenó suelo del taller de ebanistería de Barcelona Queraltó, Torrens y Batús.

Desde entonces han pasado más de cien años sin que haya sido restaurado integralmente, un trabajo que hoy fue inaugurado por el presidente insular, junto al del Gabinete Literario, Juan José Benítez de Lugo, quien hizo referencia a su responsabilidad de preparar esta herencia que se remonta a 1844 para las generaciones futuras ante los representantes institucionales y socialescongregados para estreno que comenzó con los acordes de un violín, como no podía ser de otra manera para este espacio que transporta en el tiempo a quien se adentra en él.

El delicado trabajo de reparación de su suelo fue encargado a Obras y Carpintería Alonso García, que empleó técnicas artesanales y materiales de alta calidad para fabricar y reponer las piezas dañadas o deformadas, respetando el patrón de color, la tonalidad y las vetas de la madera.

La arquitecta María Luisa González, responsable de la restauración del edificio, resaltó los trabajos hechos en los últimos 20 años, como la recuperación del Salón de Orientey el Salón Mayfrend, o el rediseño de la biblioteca, pero lo que queda por hacer confiere una envergadura aún mayor.

Se trata de recuperar las fachadas este y norte y frenar el deterioro del lucernario de cristal de la escalera, así como la de mayor calado, que es recuperar la cubierta para uso público y concluir la obra, pues el proyecto del ático no se llegó a realizar y lo ocupan cobertizos que es necesario sustituir por unos nuevos salones que rematen la inconclusa cubierta, aunque ello precisa un nuevo núcleo de escaleras.

"Desde el inicio del mandato tuvimos conocimiento de las necesidades de esta casa y nos pareció que no podíamos permanecer ajenos a un edificio que tiene un valor arquitectónico extraordinarioy que por otra parte ha sido testigo de los hechos históricos más importantes", manifestó Morales, quien anunció el mantenimiento del compromiso insular para conservar sus elementos arquitectónicos, de modo que si la entidad no logra aunar al resto de instituciones en sus proyectos de recuperación, el Cabildo los respaldará en solitario.

Su característico torreón sudoeste

El torreón sudoeste, que presentaba un grave riesgo de perderse para siempre, subrayó la arquitecta,ha sido sometido asía una obra de rehabilitación y refuerzo estructural que ha comprendido desde la losa de cubierta en la que se asienta la pieza hasta la cúpula que lo remata. Realizada por la empresa Preconte, ha incluido además la sustitución del pináculo de madera con la que culmina la cúpula y la restauración de otros elementos de madera como los óculos, la ventana de la esquina y la puerta de acceso al torreón.

El cilindro inferior que se apoya en la cubierta y por donde se accede al torreón tiene un diámetro de 3,20 metros. Desde la base a la cúpula mide 7,75 metros, aunque roza los 12 al incluir el pináculo, lo que la hace visible desde distintos ángulos y junto al situado en el sudeste del edificio, conforman la admirada silueta de esta fachada ecléctica modernista obra de Fernando Navarro y Rafael Massanet.

Actividad en el Siglo XXI

El Salón Dorado del Gabinete Literario tiene una superficie de 240 metros cuadrados y una altura de 9 metros y ha sido testigo de las asambleas y discusiones de proyectos como la División Provincial, la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran canaria, además de otros más modernos relacionados con el Proa 20 o el Centro UNESCO-Gran Canaria.

Exposiciones como la muestra anual de WorldPressPhoto, óperas y conciertos de cámara, obras de teatro de temporada, conciertos de música clásica o electrónica, danza contemporánea, conferencias, congresos, debates, o presentaciones de libros y los novedosos foros de Desarrollo Sostenible, Ciencia y Cultura Extensa, Astronomía, y Ciudadanía y Política constituyen la actualidad parte de la actividad de este espacio que ahora se adentra más preparado en el siglo XXI.