El Hospital Dr. Negrín pone en marcha el sistema de Radioterapia Robótica Cyberknife

El consejero de Sanidad ha visitado este sistema que supone una alternativa no invasiva a la cirugía para el tratamiento de determinadas enfermedades de cualquier lugar del cuerpo, especialmente, del cerebro
Esta iniciativa utiliza un sofisticado sistema de guía por la imagen con el fin de seguir el movimiento tumoral

Pepe Rodríguez 4 de noviembre de 2017

El Hospital Dr. Negrín pone en marcha el sistema de Radioterapia Robótica Cyberknife
Baltar en la visita al Negrín con profesionales del centro hospitalario

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr Negrín, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha puesto en marcha el sistema de Radioterapia Robótica Cyberknife. El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, acompañado por el director gerente del centro hospitalario, Pedro Rodríguez, y por el jefe de Servicio de Oncología Radioterápica, Pedro Lara, ha visitado este viernes, 3 de noviembre, este sistema que supone una alternativa no invasiva a la cirugía para el tratamiento de determinadas enfermedades tumorales y no tumorales de cualquier lugar del cuerpo, especialmente, del cerebro.

También han asistido a la visita la presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama y Ginecológico, Marisa Herrera, el presidente de la Asociación Española contra el Cáncer, Modesto Fraile, el secretario de la Asociación, Andrés Orozco, así como el presidente de la Asociación Pequeño Valiente, José Jérez.

El consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, destacó la importancia de este sistema que permite administrar "una dosis eficaz de radiación sobre un volumen bien definido, con gran precisión, de forma que estructuras y tejidos normales adyacentes reciban la menor dosis de radiación posible". Esta alternativa utiliza un sofisticado sistema de guía por la imagen con el fin de seguir el movimiento tumoral, evita la necesidad de fijación externa del paciente, ya que el equipo robótico 'sigue' al tumor y 'aprende' de sus movimientos.

El sistema CyberKnife, adjudicado por 2.842.386 euros, y que evitará desplazamientos de los pacientes canarios a los dos centros privados de Madrid que eran los únicos que disponían de este equipamiento en España, puede 'pintar' el tumor con radiación, lo que permite la administración precisa del tratamiento exclusivamente al tumor, sin afectar al tejido sano circundante. El robot CyberKnife puesto en marcha en el Hospital Dr. Negrín se moverá lentamente a su alrededor hasta las diferentes localizaciones desde las que administrará radiación al tumor.

Cada sesión de tratamiento durará entre 20 y 60 minutos, dependiendo del tipo de tumor que se trate. La mayoría de los pacientes reciben todo el tratamiento en una única sesión, evitando largos desplazamientos. Además, las personas que necesitan este tratamiento no padecen únicamente tumores primarios, sino también pueden tener una patología metastásica cerebral y en otros órganos como pulmón e hígado, lo que evita las cirugías abiertas convencionales y largos procesos postoperatorios, así como ingresos hospitalarios. Por otra parte, debido a la altísima precisión de este equipo, permite también el tratamiento de enfermedades benignas cerebrales como malformaciones arteriovenosas, neuralgias del trigémino, neurinomas, meningiomas, etc., sin recurrir a la cirugía convencional.

Estancia humanizada desde el arte

La sala del aparataje del CyberKnife acoge una obra de arte del pintor Fernando Álamo, Premio Canarias de Pintura, presente también durante la visita, quien ha colaborado con la donación de la obra de arte 'La Rosa de los Vientos', cuyo original ha pasado a formar parte de la exposición de arte que muestra el Servicio de Oncologia Radioterápica con el objeto de humanizar la estancia durante el tratamiento de Oncología Radioterápico. De este modo, 'La rosa de los vientos' es visible para el paciente durante el tratamiento con Cyberknife. Esta colaboración altruista se une a las donaciones de Pepe Dámaso y Cristóbal Guerra realizadas en anteriores equipos de radioterapia.

El Servicio de Oncología Radioterápica pretende que la pared que separa a los pacientes de los bunkers de radioterapia sea un jardín donde los diversos artistas muestran su visión de las flores y la naturaleza, con lo que se pretende reducir la imagen negativa asociada al cáncer y su tratamiento.