El Ayuntamiento participa en una jornada de voluntariado para erradicar y controlar la especie invasora 'rabo de gato'

El Área de Sostenibilidad, que dirige Pilar Álvarez, colabora con la Federación Ecologista Ben Magec en esta iniciativa para lograr el control de esta especie invasora

Pepe Rodríguez 8 de octubre de 2017

El Ayuntamiento participa en una jornada de voluntariado para erradicar y controlar la especie invasora 'rabo de gato'
Voluntarios

El Área de Gobierno de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria colabora con la Federación Ecologista Ben Magec (Bejeque) en las jornadas de voluntario que ha impulsado para la erradicación y control, en el cauce del Guiniguada, de la planta Pennisetum setaceum, conocida como 'rabo de gato'. Esta planta es una especie invasora que está presente de manera abundante en muchos lugares, sobre todo cunetas y terrenos abandonados de Canarias, y que se ha convertido en un motivo de preocupación por su extensión y porque impide la presencia de otras especies endémicas.

El método empleado para la eliminación garantiza que las semillas de la planta no se extienden, rodeándolas de una bolsa de plástico y descomponiendo las semillas dentro de un bidón con agua durante meses, para anular su germinación.

El objetivo es que estas jornadas, que este fin de semana permitirán actuar en el Barranco Guiniguada, se celebren periódicamente. La iniciativa se inició ya ayer, con una charla informativa por parte del colectivo Abeque en el Café d'Espacio.

Durante esta mañana de sábado, entre las 09:00 y las 13.00 horas, un grupo de voluntarios han salido desde el Centro de Recursos Ambientales El Pambaso para realizar la actividad de control de rabo de gato en el Barranco del Guiniguada. A partir de las 15:00 horas, se participarán en una actividad lúdica dinamizada por Tagenza (música canaria y juegos canarios).

En total, son unas 50 las personas voluntarias que participan activamente en esta actividad. Además de los voluntarios de Bejeque, el Ayuntamiento participa en esta actividad con personal del Servicio de Limpieza y de la Unidad Técnica de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

"El Ayuntamiento aporta materiales como guantes, útiles para el desbroce, bolsas, sacos, bidones y plantones de vinagrera para la repoblación", destaca la concejala de Sostenibilidad, Pilar Álvarez, que señala que también se ha cedido el uso del Centro de Recursos Ambientales del Pambaso con fines educativos y medioambientales, "como inicio de un amplio programa de actividades que se anunciará próximamente, aumentando los diferentes tipos de uso de estas instalaciones que ya se están realizando desde hace años, incluyendo el Huerto Urbano", apunta.

Álvarez ha valorado la iniciativa de Bejeque-Ben Magec, subrayando que "estas actividades comunitarias de control y erradicación de especies vegetales invasoras en nuestros ecosistemas contribuyen de manera activa a la concienciación y al cuidado del entorno natural".

"Valoramos muy positivamente la contribución del voluntariado y de los colectivos ecologistas de las islas sobre la alerta y atención de todas las instituciones y población canaria sobre las amenazas que afrontan los espacios naturales debido en este caso, por ejemplo, a la expansión incontrolada del rabo de gato, especie que ha llegado hasta rincones muy recónditos de todas las islas, afectando a las especies endémicas de forma que dificulta su crecimiento. No hay que olvidar que cada especie endémica en el suelo crea las condiciones apropiadas para el mantenimiento hídrico, la vida de la fauna y el valor del paisaje natural como recurso para una mejor calidad de vida, y las especies vegetales invasoras impiden este desarrollo de las especies propias", explica.

La concejala considera que "como Administración Pública, desde el Ayuntamiento debemos colaborar con los colectivos que organizan acciones en este sentido, cumpliendo el papel de dinamizar los recursos públicos hacia la sostenibilidad, con un papel facilitador de las actividades de la sociedad civil organizada, aportando recursos humanos, logísticos y materiales, en un sentido de reciprocidad entre medios públicos, sociales y ciudadanos".

Según recuerda, "gracias al voluntariado se contribuye a mantener un ecosistema limpio de especies invasoras, se repuebla con especies endémicas, y el personal municipal de limpieza viaria aprende los métodos más aconsejables para evitar la expansión del Rabo de gato durante las actividades de limpieza de zonas terrosas, barrancos, o solares en todo el municipio".