El Ayuntamiento concluye los trabajos de mejora de la iluminación del campo de fútbol de Las Huesas

La actuación, con un coste de 24.206,36, incluyó la reposición masiva de lámparas y equipos de encendido, entre otras

Pepe Rodríguez 30 de septiembre de 2017

El Ayuntamiento concluye los trabajos de mejora de la iluminación del campo de fútbol de Las Huesas
Visita de la alcaldesa al campo de futbol

El Ayuntamiento de Telde ha culminado los trabajos para dotación de iluminación del campo de fútbol de Las Huesas, una actuación desarrollada por la Concejalía de Alumbrado Público que dirige Agustín Arencibia con la colaboración de la Concejalía de Deportes, cuyo responsable es Diego Ojeda, y que forma parte del plan de mejora de la infraestructura deportiva del municipio.

La alcaldesa, Carmen Hernández, y el edil Diego Ojeda han visitado este terrero de juego para comprobar el resultado de la obra con la que se ha dado respuesta a la demanda de los numerosos usuarios que la utilizan.

Los trabajos, que han tenido un coste de 24.206, 36 euros, han consistido en la reposición masiva de lámparas y equipos de encendido para los proyectores de cada torre de iluminación del campo para poder garantizar la iluminación completa de las mismas. Además, se han sustituido los cuadros metálicos que estaban en mal estado y en los que se filtraba el agua en días de lluvia por otros con envolventes de poliéster, evitando así el riesgo de que se quemen la conexiones y se ocasione el apagado de los proyectores e, incluso, de la torres enteras.

Por otro lado, en el interior de los armarios se han instalado los equipos de encendido de cada proyector sobre carriles y se ha añadido una protección magnetotérmica y diferencial por cada uno para independizar cualquier los disparos y evitar que se apaguen las torres completas.

La actuación ha incluido además la sustitución de un nuevo cableado desde los equipos de encendido situados en los armarios a pie de cada torre hasta los proyectores en la parte alta de las torres de iluminación, entubando el mismo hasta una altura de seguridad (alrededor de 3 metros) por el interior de las torres de celosía. También se independizó la maniobra para el encendido y apagado de las torres del resto de la instalación eléctrica de cada campo, se instaló un cuadro aparte, con una botonera en el exterior, que sólo actúe para el alumbrado de las torres.