Onalia Bueno reivindica la necesidad de habilitar conexiones alternativas entre Taurito y Playa de Mogán

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, ha lamentado el nuevo desprendimiento de piedras producido en la madrugada del 19 de septiembre en el tramo de obras de la carretera GC-500, que une las localidades de Taurito con Playa de Mogán. Bueno ha vuelto a reivindicar "la necesidad de establecer un enlace seguro y alternativo entre Taurito y Playa de Mogán tras los peligrosos desprendimientos ocurridos ayer y el pasado julio".

Pepe Rodríguez 21 de septiembre de 2017

Onalia Bueno reivindica la necesidad de habilitar conexiones alternativas entre Taurito y Playa de Mogán
Imagen de los nuevos desprendimientos

El nuevo desprendimiento de una importante cantidad de rocas pesadas y piedras, sobre la estructura de mallas que la Consejería de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria acababa de sanear, sobrepasó la carretera hacia el acantilado, y ha obligado a paralizar los trabajos y realizar una reevaluación técnica de la situación, informó el Cabildo de Gran Canaria.

La alcaldesa indicó que "cuando la carretera GC-500 se encontraba abierta, la conexión entre Taurito y Playa de Mogán tenía diariamente gran cantidad de tráfico, tanto de trabajadores como de guaguas de Global y discrecionales de turistas. Esta carretera conecta dos enclaves turísticos que, además, están pendiente de un desarrollo de 4.000 camas, por lo que hay que prever las conexiones con todas las medidas de seguridad entre ambas localizaciones".

La alcaldesa señaló que "tras la visita a la GC-500 del vicepresidente y consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, el pasado agosto, el consejero trasladó que antes de final de año se contaría con un estudio de alternativas para valorar la posibilidad de conectar Taurito con la GC-1, en dirección a Puerto de Mogán, y así mejorar la conectividad de la zona".

Bueno continuó resaltando "la necesidad de establecer una vía alternativa que conecte Taurito con Playa de Mogán ya que, ante todo, hay que preservar la seguridad tanto de
turistas como de residentes. Todos los grancanarios hemos reivindicado las conexiones de la carretera de La Aldea por seguridad. En la GC-500 a lo largo de 15 años han fallecido dos personas, un número que podría aumentar visto los desprendimientos ocurridos, en uno de los cuales, el ocurrido en julio, dos vecinos de Playa de Mogán salieron con heridas menores".

La edil añadió que "cuando se terminó la autopista se perdió una oportunidad tras no realizar el ramal de Taurito a Playa de Mogán, un enlace que ha sido y es reclamado por vecinos, empresarios y políticos anteriores en el gobierno de Mogán".


Informes de hace más de 10 años

"Tanto en la Consejería de Obras del Cabildo de Gran Canaria como en la del Gobierno de Canarias", continuó la alcaldesa, "obran tres estudios de ingeniería, encargados por ambas administraciones, que informan del estado de la montaña en su totalidad, que va desde la Escuela Infantil de Playa de Mogán hasta la zona de la puntilla, donde ocurrieron los últimos desprendimientos".

Bueno trasladó que "estos informes, que datan de los años 1992, 2002 y 2003, señalan que hay multitud de piedras sueltas en toda la montaña. Es alarmante saber que desde hace más de 10 años se conoce el deterioro de la montaña y que los desprendimientos pueden seguir ocurriendo, por lo que la ejecución de la nueva conexión entre ambas localizaciones es necesaria y urgente para evitar futuras desgracias".