El PP denuncia que el Plan de Urgencias penaliza a Gran Canaria

Australia Navarro exige a Clavijo una rectificación inmediata y advierte que "es intolerable que Gran Canaria reciba el 10% de los recursos previstos frente al 65% de Tenerife"

Pepe Rodríguez 10 de agosto de 2017

El PP denuncia que el Plan de Urgencias penaliza a Gran Canaria
Maria Australia Navarro

La presidenta del Partido Popular de Gran Canaria, Australia Navarro, exige una rectificación pública e inmediata al presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, respecto a la intención de la Consejería de Sanidad de destinar el 65% de los recursos económicos del Plan de Urgencias a la isla de Tenerife y sólo el 10% a la isla de Gran Canaria, como ha revelado el Consejo Económico y Social (CES).

"El presidente Clavijo tiene que dar la cara ya y explicarnos a todos cómo es posible que su Gobierno pretenda perpetrar semejante discriminación, perjudicando a los miles y miles de usuarios grancanarios del sistema de salud pública", manifestó.

Australia Navarro aseguró que "es de todo punto intolerable que el Gobierno de Coalición Canaria juegue con los recursos públicos dedicados a la salud de los canarios y sin razón ni fundamento alguno premie y penalice a unos y a otros a través del gasto sanitario".

La presidenta popular destacó que "el propio CES denuncia en su informe que de los 11,7 millones de euros de inversión del Plan de Urgencias en 2017, Tenerife absorbe el 65,7% y Gran Canaria el 10,2%".

"No cuestionamos las necesidades en materia de Urgencias de la isla de Tenerife, que son muy importantes y requieren de la mayor atención, pero resulta a todas luces inadmisible que el Gobierno prevea invertir el 71% del Plan de Urgencias en la provincia occidental y tan sólo el 29% en las islas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote".

Navarro recordó que "los canarios de todas las islas llevamos años sufriendo la pésima gestión de las urgencias sanitarias y esperando por que el Gobierno presente un Plan de Urgencias que dé respuesta a las necesidades de un servicio de primera necesidad y ahora lo que encontramos es esto: un informe demoledor de un organismo independiente que debería avergonzar al consejero de Sanidad y abochornar al presidente Clavijo".