El Ayto. declara la situación de alerta por altas temperaturas y riesgo de incendio forestal y prealerta por calima

 Se pide a la ciudadanía extremar las precauciones para evitar situaciones de peligro

 Se ha activado el PEMULPA para atender cualquier tipo de emergencia

Pepe Rodríguez 8 de agosto de 2017

El Ayto. declara la situación de alerta por altas temperaturas y riesgo de incendio forestal y prealerta por calima
Calima sobre Canarias

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha declarado la situación de alerta por riesgo de incendio forestal y temperaturas máximas en el municipio desde las 8:00 horas de hoy, lunes 7 de agosto, además de la prealerta por calima también desde las 10:00 horas de hoy, siguiendo las instrucciones de la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias.

En concreto, en el caso de riesgo de incendio forestal, se ha pasado de una situación de prealerta a una de alerta. En los otros dos casos, la alerta por fenómeno meteorológico adverso debido a las temperaturas máximas y la prealerta por calima, la Dirección General de Presidencia y Seguridad Ciudadana ha activado los avisos correspondientes.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha activado ya el Plan de Emergencias Municipal (PEMULPA) para atender cualquier tipo de situación de emergencia que pueda producirse como consecuencia de esta situación.

La Concejalía de Presidencia, Cultura, Educación y Seguridad Ciudadana pide a la ciudadanía que extreme las precauciones hasta el fin de esta situación tras acordar la actualización de las alertas.
.
Mientras se mantenga esta situación, se prohíbe hacer fuego, tanto quema de rastrojos, como hogueras y barbacoas, así como tirar voladores o utilizar otro material pirotécnico fuera de la zona urbana o cerca de zonas agrícolas y forestales, ni tan siquiera en las áreas recreativas habilitadas a tal efecto.
En caso de vientos fuertes y altas temperaturas, hay que abstenerse de encender fuego en el exterior, ni siquiera en barbacoas, jardines o parcelas privadas.

No se deben tirar cerillas, fósforos o colillas. Tampoco papeles, plásticos, vidrios o cualquier tipo de residuo o material combustible susceptible de originar un incendio.

En zonas forestales, no utilizar desbrozadoras, motosierras, grupo de soldadura o amoladora.

Ante el riesgo de incendios, para adentrarse en el monte o barrancos es conveniente conocer bien el terreno, las vías de comunicación, caminos alternativos y procurar caminar siempre por zonas de gran visibilidad.

Queda prohibida la celebración de espectáculos pirotécnicos, el uso de fuegos artificiales así como cualquier clase de artefacto que contenga fuego en zonas forestales y en distancia de 400 metros a su alrededor.

Si se ve un incendio, llamar siempre al teléfono de emergencias 112. Hay que observar la dirección del fuego y prever rápidamente una vía de escape.

Si el foco es pequeño, tratar de apagarlo batiéndolo con ramas, echándole agua o tierra. Si no es posible apagarlo, no correr ladera arriba, sino tratar de alejarse bajando por las zonas laterales y en sentido contrario al viento.

Los expertos recomiendan mantener la calma, no correr, prestando atención al terreno que pisa. Si se puede, ir hacia zonas desprovistas de vegetación o ya quemadas. No dirigirse hacia hondonadas o barrancos y vigilar la dirección del viento y sus posibles cambios.

Si hay humo en la zona, taparse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo y beber mucho líquido.

No se debe intentar atravesar a pie o en vehículo las zonas con fuego o humo, porque la falta de visibilidad puede hacer sufrir un accidente.

Para protegerse de las altas temperaturas, se recomienda permanecer en lugares protegidos del sol el mayor tiempo posible, cerrando la casa todo lo posible para mantenerla fresca.

Es aconsejable usar ropa ligera, complementos para evitar el sol directo y llevar agua. También tomar comidas ligeras y regulares y evitar las bebidas alcohólicas o muy calientes.

Evitar hacer deporte durante las horas centrales del día y nunca dejar a niños ni personas mayores en el interior de vehículos cerrados y proteger especialmente a la gente mayor o enferma que vive sola.

Para hacer frente a la calima, se aconseja mantener puertas y ventanas cerradas, y evitar salir a la calle en caso de sufrir enfermedades respiratorias crónicas.

Además de asegurarse de tener la medicación habitual, se recomienda beber mucho líquido y evitar los ambientes secos. Tampoco realizar ejercicio físico severo mientras dure esta situación y en caso de sentirse mal, acudir a un médico.

Ante la reducción de la visibilidad, se pide extremar las precauciones en caso de circular por carretera.