Lomo Blanco ve cumplida su petición de tener un completo parque deportivo y de ocio en el viejo campo de fútbol

Augusto Hidalgo presentó a los vecinos, junto a los concejales Javier Doreste, Aridany Romero y Lourdes Armas, el proyecto en el que se invertirán 1,5 millones de euros para que en 2018 estén listas unas instalaciones de 12.000 metros cuadrados que tendrán, además de zonas para los deportistas, áreas de descanso, esparcimiento e incluso para las mascotas

Pepe Rodríguez 30 de julio de 2017

Lomo Blanco ve cumplida su petición de tener un completo parque deportivo y de ocio en el viejo campo de fútbol
Presentación de las obras

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, presentó junto al concejal de Urbanismo y Vivienda, Javier Doreste, al concejal de Nuevas Tecnologías, Administración Pública y Deportes, Aridany Romero, y a la concejala de Educación, Lourdes Armas, el proyecto de parque deportivo de Lomo Blanco, que se empezará a construir en enero de 2018 para cumplir una reivindicación que los vecinos hicieron a Hidalgo en 2016, cuando solicitaron rehabilitar los terrenos del antiguo campo de fútbol, junto al Barranco de Guiniguada.

El Consistorio ha diseñado un proyecto que supone una inversión de 1,5 millones de euros para construir una superficie de casi 12.000 metros cuadrados y contempla usos deportivos y lúdicos junto a zonas verdes y espacios libres, haciéndolo fácilmente accesible, especialmente desde la calle Ana María Margenat, habilitando recorridos peatonales y ciclistas.

El alcalde aseguró que "se trata de un proyecto ambicioso, que creo que va a cumplir con las expectativas que los vecinos tienen para esta zona, en la que me transmitieron la importancia de actuar desde el Ayuntamiento para devolver al barrio un área de la que ahora van a poder disfrutar todos los ciudadanos y ciudadanas, porque va a haber propuestas para todos ellos".

"Vamos a recuperar esta zona, degrada por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento, para construir un espacio en el que personas de todas las edades puedan disfrutar y encontrar algo que hacer en este nuevo parque, que servirá también como plaza y lugar de encuentro", explicó Hidalgo.

Aridany Romero, por su parte, afirmó que la obra que se presenta "tiene un carácter deportivo pero también social; estamos exportando a la zona alta de la ciudad experiencias de éxito como las del Parque Romano" y añadió que "nos encontramos ante una de las instalaciones de ocio libre más grandes y mejor dotadas con las que cuenta la ciudad. Con la creación de este nuevo espacio deportivo, damos respuesta a la demanda vecinal en consonancia con la transformación que están sufriendo las instalaciones deportivas por la importante inversión que estamos realizando tanto en obra nueva como en la mejora y mantenimiento de las existentes".

El proyecto contempla una pista de footing, a modo de hilo conductor de una sucesión de áreas con diferentes usos, tales como canchas multideportivas, parque infantil, plaza, skatepark, parque para perros, zona con aparatos biosaludables y de entrenamiento físico, merendero, mirador y quiosco con terraza, todo ello acompañado de abundante vegetación, jardines y árboles de porte, y mobiliario urbano "para crear una zona muy agradable y a la que apetezca venir para practicar un poco de deporte y descansar junto a toda la familia", explicó

El proyecto contempla una solución para el desnivel presente entre la calle Ana María Margenat y la plataforma del antiguo campo de fútbol mediante una sucesión de rampas, taludes ajardinados, escaleras y gradas, que facilitan su relación con el núcleo urbano y mejoran los accesos al colegio y al nuevo campo de fútbol, relacionándose además con el borde del barranco de Guiniguada, de gran valor paisajístico.

Se trata de una actuación que se va a financiar con aportaciones del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan). Ahora mismo, se está procediendo a la redacción del proyecto con el objetivo de que pueda salir a licitación en tres meses y que las obras, que se prolongarán por ocho meses, puedan iniciarse en enero de 2018.

Se plantea, además, la mejora de acceso rodado mediante el asfaltado, la disposición de aceras y aparcamientos desde la calle San José Artesano hasta el campo de fútbol y la adecuación del cauce del barranquillo de Zurbarán.

También se realizarán las correspondientes actuaciones para instalar el alumbrado público y un riego adecuado para mantener las nuevas zonas verdes.

El nuevo parque va a disponer de una pista deportiva de 3 metros de ancho y 500 metros de recorrido alrededor del nuevo campo de fútbol.

Habrá un área multideportiva con una superficie de 482 metros cuadrados, donde se posibilitan los juegos de petanca y ping pong, así como de fútbol y baloncesto no reglados.

Así mismo, los vecinos contarán con aparatos biosaludables y con multitud de elementos para el ejercicio físico, en otra zona de 595 metros cuadrados.

El proyecto también contempla una pista de skatepark, diseñada por una empresa especializada, que propone una zona de rampas, con bowl/piscina de dos alturas, mini rampa y doobie, y una zona de street, donde se ubican un plano inclinado junto a un quarter, varios módulos centrales (gap y manuelas), un diamante de dos planos y un raíl, además de un graderío. Igualmente habrá una cafetería y aseos. Su superficie prevista es de 790 metros cuadrados.

El parque infantil dispondrá de 724 metros cuadrados y contará con un elemento singular de escalada, columpios para distintas edades, toboganes y juegos didácticos sobre una superficie de topografía ondulada.

Se va a construir una plaza con pérgolas para dar sombra, bancos y escenario, con una superficie total de 622 metros cuadrados.

También se ha previsto un parque para perros, con doble acceso, vallado y totalmente equipado, de 550 metros cuadrados.

Además, el área se completará con un merendero, ubicado en el extremo norte de la actuación, al borde de la ladera del barranco de Guiniguada, con bancos y zonas de sombra mediante pérgolas. Junto al merendero se propone un mirador, de unos 150 metros cuadros, que contempla el cauce del barranco y el mar.

Las áreas ajardinadas suponen 1.164 metros cuadrados, donde su plantarán 180 árboles y palmeras.