Las inversiones crecieron un 48% en el presupuesto municipal de 2016 y el gasto ejecutado se incrementó un 12%


El Pleno ha dado cuenta esta mañana de la liquidación del presupuesto municipal del año pasado

Se incrementó en más de 1.000 el número de familias beneficiarias de las ayudas de emergencia, alcanzándose las 10.688 personas

El año pasado se logró un superávit de 47 millones de euros y se redujo la deuda en 11,2 millones, cumpliéndose todas las reglas que impone la Ley de Estabilidad Presupuestaria (superávit, regla de gasto y nivel de endeudamiento)

Pepe Rodríguez 26 de mayo de 2017

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria cerró el presupuesto municipal de 2016 con un gasto ejecutado, sin tener en cuenta la amortización de deuda, de 287,2 millones de euros, que supone un incremento 11,9 % con respecto a 2015. Aumento que fue aún más significativo en el caso de las inversiones, ya que el año pasado se logró ejecutar inversiones por 25,4 millones de euros, lo que supone un alza del 47,92% más que el ejercicio anterior, logrando así maximizar el efecto que en la economía de la ciudad y en el bienestar de la ciudadanía tienen las distintas actuaciones llevadas a cabo por el Consistorio.En concreto, en inversiones directas se gastaron 25,4 millones de euros, frente a los 17 del año anterior.

Así se ha puesto de manifiesto en la liquidación del presupuesto del Ayuntamiento del ejercicio 2016, de la que hoy se ha dado cuenta en el pleno celebrado esta mañana en las Casas Consistoriales.

La ejecución del conjunto del presupuesto, incluidas las operaciones financieras (deuda), fue del 85,55%, y se logró un superávit de 47 millones de euros, así como una reducción de la deuda municipal de 11,2 millones de euros. Con el superávit de 2016, al que hay que sumar 25,6 millones de 2015 y las cantidades presupuestadas en 2017, se espera asumir toda la deuda que aún está pendiente, y que el pasado 31 de diciembre ascendía a 47 millones de euros, de hecho a finales del presente ejercicio 2017 el Ayuntamiento habrá amortizado toda su deuda con instituciones financieras.

El año pasado, según la liquidación presentada, se consiguió mejorar también la atención que con dinero municipal se da a las familias más necesitadas de la ciudad, ya que en 2016 se atendió a 10.688 personas, 1.000 más que en 2015, consiguiendo así que las ayudas llegaran a más beneficiarios. Además, se mejoraron los trámites para asegurar que parte de estas familias puedan también beneficiarse de la Prestación Canaria de Inserción, aumentando de forma notable el número de personas a las que en 2016 se les ha reconocido este derecho.

Según constata el informe de la Intervención General, el Ayuntamiento y sus organismos dependientes cumplieron las tres reglas de la ley de estabilidad presupuestaria.

Así, el Ayuntamiento obtuvo un superávit o capacidad de financiación de 47,2 millones de euros cumpliendo el principio de estabilidad presupuestaria, que en el caso de los ayuntamientos obliga a liquidar su presupuesto en equilibrio o superávit (más ingresos que gastos).

La ejecución presupuestaria se optimizó al máximo en 2016 cumpliéndose con la regla de gasto, de hecho la ejecución presupuestaria se quedó a tan sólo 185.606,31 euros del techo máximo de gasto. El cumplimiento de esta regla es de vital importancia porque permitirá al Ayuntamiento, si se aprueba la ley de presupuestos estatal, aplicar parte del superávit a realizar inversiones productivas financieramente sostenibles en la ciudad.

Y por último, el nivel de endeudamiento no supera el 21% de los ingresos corrientes cuando el límite que marca la norma es del 110%