La COTMAC aprueba definitivamente el plan general de ordenación de Santa María de Guía de Gran Canaria

En el documento destaca el desarrollo de los corredores verdes en torno a los núcleos urbanos del Casco, La Atalaya y Becerril, con una extensión aproximada de 90.000 metros cuadrados.

Alberto Rodriguez 10 de mayo de 2017

La COTMAC aprueba definitivamente el plan general de ordenación de Santa María de Guía de Gran Canaria
Vista general del casco urbano de Santa María de Guía

La Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) aprobó definitivamente este lunes el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio. Un documento que adapta el Planeamiento Municipal a las Directrices de Ordenación, tras casi 7 años de tramitación, en los que se ha ido adaptando el Plan a la legislación sobrevenida y dando cabida a las necesidades que han ido planteando los diversos sectores estratégicos del municipio, especialmente a las iniciativas que tienen que ver con el desarrollo de las infraestructuras agrícolas y ganaderas.

Para el alcalde, Pedro Rodríguez, "hoy es una fecha importante para Guía, pues desde este momento contamos con un documento de ordenación que va a dar cobertura legal al desarrollo futuro de este municipio, ya que va a permitir acometer cualquier iniciativa privada de forma inmediata, así como mejorar las condiciones para el uso de los recursos agrícolas y ganaderos por parte de nuestro sector primario".

El punto estrella de este documento se centra en la idea de recuperar la actividad económica más importante de este municipio, centrada en la agricultura y la ganadería, a diferencia de planes anteriores donde su posición era más secundaria. El Plan realiza una mejora en la implantación de las actividades agrarias, planteándose ahora un área de una gran potencialidad económica ligada a la extraordinaria riqueza del suelo y situación geográfica. Con ello se acaba con la incertidumbre que se originaban en planeamientos anteriores en cuanto a la implantación de uso se refiere.

Entre las principales estrategias del Plan General destaca el papel que van a jugar los núcleos urbanos más desarrollados como son el casco de Guía, y los barrios de La Atalaya y Becerril, así como también el que los núcleos urbanos y asentamientos de medianías y zonas altas jugarán en el futuro. Este documento permitirá, sobre todo, el desarrollo de los espacios en torno a la Ciudad de Guía donde se propone una estructura basada en una nueva modalidad sostenible a través de extensas áreas de espacios libres a modo de corredores verdes junto a los barrancos de Guía y de Las Garzas, con una extensión aproximada de 90.000 metros cuadrados, relacionado todo ello con dos nuevas

vías de ronda Norte y Sur que conectan con sendas zonas de aparcamientos cubiertos con el fin de descongestionar el tráfico rodado en el interior del casco histórico. Esto conllevará la revitalización de los espacios públicos de la Ciudad para su integración ambiental que mejorará la calidad de vida de los residentes favoreciendo la vida pública y social de los ciudadanos.

Otra de las grandes apuestas del PGO es la continuación de la vía que bordea La Atalaya y Becerril para descongestionar el paso de vehículos pesados por el centro de estos núcleos, muy ligados al desarrollo comercial.

Los sectores de ensanche de remate del Lomo Guillén y de Las Garzas proveen de grandes superficies de Sistemas Generales Dotacionales, Espacios Libres y equipamientos de carácter terciario, en la que se hace esencial la gran capacidad de accesibilidad que le otorgan los enlaces de la GC-2 ya existentes. Todo ello en consonancia con las actuaciones estratégicas de carácter comarcal, como es el Mercado Agrícola.

La costa, destinada tradicionalmente a la actividad agrícola intensiva, mantiene este papel pero contiene zonas de gran valor que es preciso mostrar e igualmente zonas que se han de rehabilitar y potenciar, como las áreas de Caleta, Roque Prieto y San Felipe que el PGO propone como apuestas insulares.

Asimismo, este Plan hace una apuesta firme por la recuperación ambiental del municipio en base a la restauración paisajística de diferentes enclaves como son las zonas aledañas a la GC-2, la costa y la restauración de zonas de extracción en medianías.