Angelina López : "Yo no me estoy quieta"

La vecina de Teror se suma al selecto club de personas más longevas del municipio al cumplir hoy sus 100 años.

Pepe Rodríguez 11 de enero de 2017

Angelina López : "Yo no me estoy quieta"
Angelina y su familia

Angelina López Hernández pasará a la historia de Teror por ser una de las personas más longevas del municipio. Este miércoles 11 de enero traspasó la frontera de los 100 años de edad, con una salud envidiable y la misma energía y entusiasmo que siempre le caracterizó. "Yo no me estoy quieta, me gusta hacer ropita y cuidar de las flores, aunque ya no puedo atenderlas porque me cuesta subir a la azotea", responde Angelina con la mayor naturalidad cuando se le pregunta por su receta para mantenerse tan en forma.

Angelina cumplió 100 años en su casa de Los Llanos, donde recibió la felicitación del Ayuntamiento de Teror y la visita de la concejala del Mayor, Sabina Estévez, además de los ediles Vanesa Cabrera y Sergio Nuez, acompañados del equipo municipal de Ayuda a Domicilio, que le sorprendieron con un ramo de flores y un pequeño obsequio en recuerdo de este día.

La vida de Angelina ha sido larga pero "no extravagante", según ella misma reconoce. Nació en La Milagrosa, en una familia "humilde pero muy honrada", según ella misma recalca, siendo la tercera de 10 hermanos, de los que aún viven sólo dos, uno de 89 años y otra hermana de 81. A los 31 años contrajo matrimonio con Manuel Talavera, carpintero, muy conocido en Teror por su oficio y porque durante muchos años se encargó de mantener encendida la Cruz de la Hoya Alta cuando el motor funcionaba con gasoil.

Desde su matrimonio, se trasladó a vivir a Teror, al barrio de El Pedregal, y posteriormente a Los Llanos, sintiéndose una terorense más. Ha tenido cuatro hijas , ocho nietos y cuatro bisnietos, aunque dentro de un par de meses llegará una nueva bisnieta a la familia, para la que Angelina se afana en hacerle un traje de punto con sus agujetas, que maneja con total soltura. No en balde, la costura y las labores de punto han ocupado gran parte de su vida, como oficio en otra época y ahora para estar entretenida.

A sus 100 años, Angelina transmite un gran sentido del humor y mucha energía. "No me gustaría morirme, pero llegar a los 100 ya es bastante, ¿no?", dice con ironía socarrona dibujando en sus labios una sonrisa de agradecimiento a la vida.

Angelina es actualmente una de las 5 mujeres más longevas del municipio que superan el centenario de vida en Teror.