El Ayuntamiento captura a más de 11.000 palomas dentro de las campañas de control demográfico de aves en la ciudad


La concejala Inmaculada Medina destaca la necesidad de realizar estos controles demográficos por los perjuicios económicos e incluso sanitarios que pueden causar estas aves

Pepe Rodíguez 16 de noviembre de 2016

El Ayuntamiento captura a más de 11.000 palomas dentro de las campañas de control demográfico de aves en la ciudad
Recogida de palomas

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha capturado más de 11.000 palomas en lo que va de año, dentro de la campaña de control demográfico de aves urbanas que se realiza en parques y zonas públicas de la ciudad. La concejala de Fomento, Servicios públicos y Carnaval, Inmaculada Medina, asistió hoy en la plaza de Santo Domingo a una de estas capturas de aves por medio de una red cañón, un método expeditivo y eficaz que dispara la red a gran velocidad y atrapa a las palomas antes de que puedan escapar volando.

"Durante todo el año hacemos distintas capturas con jaulas, redes y la red cañón en las zonas donde más se concentran las palomas en la ciudad, porque de todos es conocido que suponen un gran deterioro no sólo para las plazas de la ciudad, sino también para muchos edificios, sobre todo los históricos, e incluso puede resultar una molestia para los ciudadanos por la suciedad que producen. Hay que tener en cuenta que sus excrementos actúan como un ácido que se come la piedra y el color de las fachadas", explicó la concejala.

Medina recordó que además de los perjuicios económicos, hay razones sanitarias para realizar este tipo de controles demográficos ya que tanto las palomas en sí como sus deyecciones contienen agentes que pueden ser perjudiciales para la salud de las personas. "Todas las aves capturadas se llevan al veterinario donde se le toman muestras para saber si tienen alguna enfermedad, y luego se toman las decisiones que haya que tomar", aclaró la concejala, "sólo en el caso de que vayan anilladas se devuelven a la sociedad colombófila pero eso es algo que casi nunca pasa".

Entre enero y octubre de este año se han capturado por la Unidad Técnica de Salud Pública un total de 11.642 palomas, mientras que en el mismo periodo de 2015 fueron 9.281 aves. Esta diferencia, según explicó la concejala, se debe a que este año se está usando de manera más intensiva la red cañón, que se contrata a una empresa especializada para realizar capturas masivas en medio centenar de puntos de la ciudad donde se ha comprobado que se concentra el mayor número de palomas.

Otros métodos que se usan para controlar la población de palomas en la ciudad es la red lanzadera que se emplea en 'puntos negros' de la ciudad pero con menor afluencia que en donde se emplea la red cañón. Con la red lanzadera se ha logrado capturar en los primeros 10 meses del año más de 2.100 palomas. También utiliza la Unidad Técnica de Salud Pública jaulas, fijas y móviles, ubicadas en zonas altas y azoteas de la ciudad. Con estas jaulas se han capturado más de 2.200 palomas en lo que va de año.

El resto de capturas hasta llegar a las 11.000 se realizan con la red cañón. Este método de captura masiva se utiliza dos veces por semana en diferentes puntos en los que los técnicos han realizado un cebado previo de las palomas. Los puntos de lanzamiento habituales, y en los que se detectan mayores concentraciones de palomas, son: la plaza Manuel Becerra, el parque San Telmo, el parque Santa Catalina (junto a la estatua de Lolita Pluma), las ramblas de Mesa y López, la playa de Las Canteras a la altura del Reina Isabel y de la calle Fuerteventura, la plaza de Santa Ana y la plaza junto a la escuela infantil de Cruz de Piedra.

La concejala Inmaculada Medina realizó también un llamamiento a la colaboración ciudadana para controlar las poblaciones de palomas en la ciudad pidiendo a la población que no alimente a estas aves en la vía pública, una acción, por otro lado, prohibida por la Ordenanza Municipal sobre Protección y Tenencia de Animales y que puede acarrear una sanción económica.