Un estudio realizado en el Hospital Clínico Veterinario de la ULPGC obtiene un premio cientifico

*Los investigadores de la ULPGC han elaborado el primer estudio sobre la prevalencia del hipertiroidismo en gatos en España

Pepe Rodríguez 12 de noviembre de 2016

Un estudio realizado en el Hospital Clínico Veterinario de la ULPGC obtiene un premio cientifico
Gato con Hipertiroidismo


El artículo científico suscrito por investigadores del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), titulado Hipertiroidismo felino en España: estudio de prevalencia y de la utilidad diagnóstica de la medición de TSH canina,ha sido galardonado con el Primer Premio Científico AVEPA - Miguel Luera 2016, en el transcurso del Congreso Nacional de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA), recientemente celebrado en el Palacio de Congresos de Granada.

El artículo está suscrito por los investigadores de la ULPGC M. Periáñez, M. Ruiz-Drebing, J.A. Corberay C. Melián, junto con los científicos M. Peña (DechraVeterinaryProducts) y J. Rodón (IdexxLaboratory), ha sido desarrollado en el Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Veterinario de la ULPGC, gestionado por la Fundación Canaria Parque Científico Tecnológico de la ULPGC.

El hipertiroidismo felino es una enfermedad que se caracteriza por un incremento de la actividad de la glándula tiroides, dando lugar a un aumento del metabolismo y una variedad de signos clínicos entre los que destaca la pérdida de peso. Se considera una enfermedad infradiagnosticada en España ya que, hasta ahora, no se conocía su prevalencia en nuestro país. Fue diagnosticada por primera vez en Nueva York en 1979 y hasta 1998 no se publicaron los tres primeros casos de hipertiroidismo felino en España, en las ciudades de Barcelona, Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

Se trata del primer estudio que evalúa la prevalencia del hipertiroidismo a nivel nacional y demuestra que se trata de una enfermedad más frecuente de lo que se pensaba ya que afecta al 10% de los gatos de más de 8 años. Hasta ahora, su diagnóstico se confirmaba mediante la medición de hormonas tiroideas (Tiroxina total o libre) y el trabajo premiado demuestra que la determinación de la hormona TSH en gatos tiene una utilidad diagnóstica que complementa las pruebas usadas hasta ahora.