El Cabildo exige al Estado que pida el referéndum para el pueblo saharaui desde el Consejo de Seguridad de la ONU

El Gobierno estatal presidirá el órgano internacional a partir de diciembre, momento que puede aprovechar para realizar gestiones sobre el contencioso del Sahara

El Ceas-Sahara ha recabado la firma de miles de ciudadanos y convoca una manifestación para el 12 de noviembre en Madrid

Pepe Rodriguez 6 de noviembre de 2016

El Cabildo exige al Estado que pida el referéndum para el pueblo saharaui desde el Consejo de Seguridad de la ONU
Mapa Zona Sahara

El Cabildo de Gran Canaria aprobó en el último pleno, con los votosen contra del Partido Popular, exigir al Gobierno estatal que facilite la celebración del referéndum de autodeterminación del Pueblo Saharaui desde su presidencia en diciembre del Consejo  de Seguridad de la ONU.

El pleno insular apoya el cierre definitivo del proceso de descolonización con la celebración de una consulta popular, tal y como establecen la legislación internacional y los reiterados acuerdos de Naciones Unidas sobre el tema.

La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara (Ceas-Sahara) lleva dos meses recabando firmas para apoyar esta petición, que ha sido objeto de debate en numerosas instituciones españolas y que ya cuenta con el respaldo de miles de firmantes, entre los que se encuentran destacados nombres del mundo de la política, la economía, la sociedad y las artes del país.

La petición oficial será presentada al nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, a mediados de este mes de noviembre, tras una manifestación frente a las puertas del Ministerio en Madrid convocada para el día 12 de noviembrepara reclamar un avance en la resolución del conflicto del Sáhara Occidental, uno de los 17 territorios no autónomos reconocidos por el organismo internacional.

Miles de personas, subraya el texto aprobado, permanecen en los campos de refugiados en territorio de Argelia en condiciones humanitarias duras mientras el Reino de Marruecos ofrece una postura obstruccionista a la resolución del futuro del Pueblo Saharahui, al obviar el derecho que asiste al pueblo a decidir sobre el final de su descolonización.