Ana Rosa Quintana asegura que Cifuentes padecía cleptomanía

"Mis fuentes me comunican que padeció esa enfermedad (por la cleptomanía), pero que ya está curada", aseguró Quintana

Alfonso Mata 25 de abril de 2018

Ana Rosa Quintana, durante la edición matinal de su programa diario en 'Telecinco', y en relación a las últimas informaciones aparecidas sobre Cristina Cifuentes,  un vídeo donde queda demostrado que robó en unos conocidos supermercados, ha asegurado que la expresidenta de la Comunidad de Madrid padecía de cleptomanía, enfermedad por la que fue tratada,  y de la que, según la periodista, ya estaba curada.

"Mis fuentes me comunican que padeció esa enfermedad (por la cleptomanía), pero que ya está curada", aseguró Quintana

En el mismo programa, Ana Rosa entrevistó al político cántabro Miguel Ángel Revilla, quien se sintió sorprendido y apenado por la noticia, y llegó a insinuar que Cifuentes tiene un problema en la cabeza: "Estoy muy sorprendido y demuestra que yo creo que tiene un problema".

La cleptomanía es un trastorno del control de impulsos que se caracteriza por la presencia de un intenso deseo de robar cosas. Una persona que sufre de este trastorno experimenta una necesidad compulsiva de robar objetos, por lo general de valor trivial.

Según el portal especializado 'psicoactiva.com', existen 5 síntomas para detectar la enfermedad:

1. Un impulso intenso para robar: Los cleptómanos no necesitan los artículos que roban. Además éstos suelen ser de escaso valor: clips, plumas, flores, cucharas, lápices, etc...  Los cleptómanos suelen ser personas ansiosas, estresadas y tensas, por lo que el robo les alivia y calma.

2. Sensación de alivio, miedo o ansiedad después de robar: Muchos sienten una sensación de alivio después de robar. Por otro lado, otros pueden presentar síntomas  como culpabilidad, remordimiento, miedo y odio hacia sí mismos

3. Falta de malicia: No roban para su beneficio personal. Roban para aliviar su ansiedad.

4. Robo compulsivo: Este es uno de los síntomas de la cleptomanía que hace que sea un trastorno de los impulsos. Estas personas roban regularmente, la mayoría de veces en lugares públicos.

5. No existe trastorno de conducta o episodios maníacos. No se comportan de manera inapropiada o sufren de trastornos de la conducta. No son violentos o psicóticos. Como ya hemos dicho, roban de manera compulsiva.