¿Qué fue de Nuria Bermúdez, la famosa agente de futbolistas?

Nuria Bermúdez se convirtió en toda una estrella televisiva con las historias sobre sus romances con futbolistas como Cristiano Ronaldo. Tras sacarse el título de agente FIFA y tener un hijo con el jugador Dani Güiza, la vida de NuriaBer ha cambiado por completo. ¿Qué ha sido de ella? 

Que.es 8 de junio de 2017

Nuria Bermúdez, conocida popularmente como NuriaBer, se convirtió en toda una estrella de la televisión en los primeros años del 2000. A pesar de haber aparecido con 11 años en el programa de Teresa Rabal, 'La Guardería', a Nuria no le llegaría la fama hasta que se hizo pública su aventura con Antonio David Flores, marido en aquel entonces de la hija de Rocío Jurado, Rocío Carrasco.

Fue entonces cuando se hizo un hueco en la televisión, de la mano de 'Crónicas Marcianas', en Telecinco, donde trabajó como tertuliana durante 9 años. En todo este tiempo, sus romances con futbolistas como Roberto Carlos, David Beckham o Cristiano Ronaldo, entre otros, fueron los temas de conversación en los que giraba su protagonismo.

Pero su vida cambió radicalmente en el año 2006. Nuria se sacó el título de agente FIFA, siendo la primera de su promoción, y se convirtió en representante de futbolistas. El primero fue su entonces pareja y padre de su hijo, Dani Güiza. En 2008 consiguió convertirse en la primer mujer en cerrar un contrato con el fútbol turco y hacer de Güiza el primer fichaje español en la historia del Fenerbahçe. 

Poco después llegaría el fin de su relación. Aunque la relación se rompió al instante, ambos comenzaron una larga batalla legal que terminó en 2012, cuando, según la propia NuriaBer, firmaron la paz gracias a la intervención de Rocio Herrera, la actual pareja de Güiza. 

Lejos quedan sus visitas a platós como los de 'A tu lado' y '¿Dónde estás corazón?', donde también acudía como colaboradora, y ahora la agente FIFA vive en Madrid alejada del foco mediático y centrada en su carrera de agente. Según publica 'Tikitakas', tiene un nuevo proyecto entre manos que consiste en llevar la dirección deportiva de un centro de alto rendimiento.