Un forense español asegura que Mario Biondo fue asesinado

El informe de un forense español asegura que Mario Biondo fue asesinado y refuerza la hipótesis de la familia del cámara sobre las causas de su muerte. La familia siempre ha mantenido que fue asesinado y que no se suicidó, tal y como dictaminó la investigación española.

Qué.es 31 de mayo de 2017

Se cumplen cuatro años desde que Mario Biondo, el que fuera el marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva, apareciera muerto en el domicilio que ambos compartían. El cuerpo sin vida del cámara fue hallado el 30 de mayo de 2013 por la empleada del hogar, un fallecimiento que se produjo en extrañas circunstancias y que a día de hoy sigue dando de qué hablar. La investigación española calificó la muerte de Biondo como un "suicidio de libro". El juez español cerró la investigación del caso al no encontrar pruebas suficientes para considerar la hipótesis de suicidio. Una decisión que no aceptó la familia del fallecido, quienes aseguraban que fue asesinado. 

Debido a esto, la familia del fallecido emprendió una cruzada para intentar esclarecer con exactitud la muerte de Biondo. Para ello, solicitaron la exhumación del cadáver, solicitaron una segunda autopsia y el dictamen de tres peritos diferentes. El dictamen de los tres peritos italianos diferentes afirmó la teoría de la familia y eso llevó a que la fiscalía de Palermo abriera expediente para investigar la muerte de Biondo. 

A esta teoría ahora se une Lluís Duque, un especialista en Policía Científica e Investigación de Delitos, que ha realizado un informe en el que asegura que Mario solo pudo ser asesinado, según ha publicado 'La Vanguardia'. Duque ha tenido acceso a todos los dossieres que tiene la fiscalía de Palermo sobre el caso. Tras analizar las fotografías de la autopsia y del lugar del suceso, Lluís asegura que: "La afectación es sublaríngea y por debajo del hueso hioides, aspecto improbable por la sola acción de la gravedad. Cualquier alumno de un curso de formación en Policía Científica sabe que cuando aparece un suicida por ahorcamiento con el lazo por debajo del hioides, podemos inferir que "nos lo han colgado"".

"Con total nitidez se muestra un surco en torno al dorso de su cuello, lo cual para quien subscribe resulta contundente y concluyente la participación de terceras personas ya que en ningún caso había presión sobre esta zona mediante el lazo-pañuelo encontrado alrededor de su cuello en la escena del crimen", asegura con total rotundidad Lluís Duque. Además, tras realizarle una segunda autopsia al cuerpo, se observó la presencia de un hematoma en el cerebro. Algo que Duque asegura que alguien le habría producido al darle con un "objeto indeterminado, aunque pesado", de manera imprevista. 

Este dictamen determina que las cosas se hicieron mal y da la razón a la familia del cámara. Además, Duque asegura que se cometieron negligencias y un falseamiento doloso del contenido del informe forense que se remitió por entonces al juez español. 

En el informe, Duque explica cómo ocurrieron los hechos: "Mario Biondo está en su domicilio, en pijama y posiblemente tumbado en el sofá del salón. Hay alguien más con él que tiene que ser de su total confianza. Por motivos desconocidos, Mario recibe un impacto en la cabeza que lo deja aturdido y/o posiblemente inconsciente (hematoma subdural entre frontal y parietal izquierdo). Su agresor o agresora, de frente a él, le coloca un lazo que en alguna de sus partes se divide en tres (tres marcas laterales) y con una parte más ancha que queda por encima del hueso hioides, lo entrelaza sobre sí mismo para constreñir el cuello de Mario, el que no ofrece resistencia y al que le provoca la muerte. Para enmascarar el homicidio, por parte del autor o autora, se prepara el escenario de un presunto suicidio. Para ello se anuda el lazo-pañuelo precisamente a esa altura en el mueble-librería del mismo salón que resulta más fácil colocar el cuerpo en ese lazo holgado (en el supuesto de que fuera un único atacante) y no más alto, como sería de esperar en una acción suicida. Al parecer de este criminalista, el homicidio tiene connotaciones premeditadas y pasionales, ya que se lleva a cabo en un entorno íntimo, esperando el momento adecuado de indefensión de la víctima y se ejecuta metódicamente".