Kim Kardashian temió ser violada durante el atraco en París

Durante el atraco que sufrió en París, Kim Kardashian llegó a pensar que la iban a violar. La celebrity fue atada, amordazada y le envolvieron la cabeza con cinta adhesiva. 

Que.es 4 de octubre de 2016

El violento atraco que Kim Kardashian sufrió el pasado domingo en su residencia de París ha supuesto un antes y un después en la vida de la celebrity. 

Según relata a People una fuente cercana a la estrella televisiva, "Kim fue atada, amordazada y le envolvieron la cabeza con cinta adhesiva. Le pusieron ataduras de plástico alrededor de las muñecas pero consiguió quitárselas retorciéndose las manos". 

Durante esos angustiosos minutos, Kim "estaba histérica, pero no gritó. Sabía que tenía que guardar silencio para sobrevivir. Llegó a creer que la iban a violar. Tenía una pistola en la cabeza todo el tiempo". Lo que sí hizo fue suplicar a los hombres que "no la mataran porque tenía bebés de los que cuidar". 

Cuando consiguió librarse de sus ataduras, Kardashian "gritó desde el balcón" y consiguió que una amiga suya, Simone Harouche, la escuchara y fuera en su ayuda. 

Los hechos tuvieron lugar sobre las tres de la madrugada, cuando cinco hombres armados y vestidos de policías entraron en la residencia de lujo tras maniatar al vigilante de la recepción. El valor del contenido robado oscila los 16 millones de euros, entre ellos 9 millones solo en joyas. 

Afortunadamente, los hijos de Kardashian se encontraban en Nueva York, donde también estaba su marido, Kayne West. El rapero está "furioso", tal y como revela esta fuente.