Sonia Ferrer y Muñoz Escassi rompen su noviazgo

Sonia Ferrer y Álvaro Muñoz Escassi han roto. Es el momento de que la presentadora se dedique más a su faceta de madre y no descuide la atención a su hija, Laura Vricella.

Qué.es/ Chance 29 de enero de 2014

Sonia Ferrer se refugia en su hija Laura Vricella tras su ruptura con Álvaro Muñoz Escassi. La presentadora, que podría estar viviendo un delicado momento personal, no descuida su faceta de madre y acude diariamente a llevar a su niña al centro escolar en el que estudia.

Precisamente es en el colegio dónde habitualmente coincide con su ex marido Marco Vricella, y es que el italiano, aunque no tiene la custodia de la pequeña, intenta verla lo máximo posible y estar muy pendiente de su educación en estos primeros años de su vida.

Sonia por su hija lo da todo, de hecho luchó hasta el final por lograr la custodia. Precisamente tras un proceso muy duro, la presentadora ganó a su ex marido en los juzgados. También Marco es un padre entregado que cuando le corresponde estar con su niña se desvive con ella.

Como recordaremos, la relación de Sonia y Álvaro comenzó rodeada de polémica cuando se enamoraron en el espacio '¡Mira quién salta!', ya que ambos tenían pareja, la presentadora y el empresario demostraron que lo suyo iba muy en serio. Su relación estaba más que consolidada.

El hecho de que ambos tuvieran pareja no fue impedimento para dejar atrás su pasado y unir sus vidas. El ex jinete fue abandonado por su chica, Patricia Martínez, que no pudo soportar las imágenes de complicidad junto a la presentadora; y ella, con el matrimonio roto desde hacía tiempo, por fin puso fin a su relación con Marco Vricella. La química entre ellos era tan fuerte que saltaron las chispas y, poco a poco, fueron convirtiéndose en la historia de amor del verano.

La presentadora, muy guapa con un llamativo y colorido pantalón verde, botas de alto tacón hasta la rodilla y plumífero negro para resguardarse de la lluvia, acudió a recoger a su pequeña al colegio. Madre e hija, salieron caminando de la mano.

Toda una madraza, Sonia ayudó a su hija Laura a subir al vehículo. Muy pendiente y cuidadosa, colocó a la pequeña en la sillita homologada del vehículo y a continuación le puso el cinturón de seguridad. En todo momento estuvo muy pendiente de su niña, la que supone un fuerte apoyo para ella en estos duros momentos.