¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Un tailandés contrae matrimonio con el cadáver de su novia fallecida en un accidente

Un tailandés se ha casado con el cadáver de su novia muerta en un accidente de tráfico para unir sus almas en la eternidad en una ceremonia en el que la esposa yació ataviada de novia.

Qué.es / EFE 10 de enero de 2012

La boda de Chadil Deffy, vestido con un traje y sombrero de copa negros y una pajarita blanca, y su novia Ann se celebró el pasado 4 de enero en la provincia de Surin, en el noroeste de Tailandia, en una ceremonia budista a la que asistieron sus familiares y amigos.

Hasta ahí, la noticia no parece tener ninguna repercusión, pero si añadimos que la esposa había fallecido en un accidente de tráfico, el tema adquiere tintes escabrosos.

"Nuestro amor fue algo muy grande, pero por lástima no podemos viajar al pasado y cambiarlo. La vida es corta, hoy cumplo mi deseo y agradezco a todos los que están presentes", manifestó el novio en la lúgubre ceremonia.

El joven de 28 años envió una invitación a todos sus conocidos a través de su página de Facebook para el evento, que se celebró cuatro días después del accidente, ocurrido el día de Nochevieja.

Las imágenes del siniestro enlace, aunque por amor, fueron mostradas en la televisión tailandesa, mientras que casi 30.000 personas las han visto y escrito sus comentarios a través de la página personal de Chadil (facebook.com/chadildeffy).

Las fotos muestran a la joven en la cama del hospital y luego en la boda vestida de novia, con una flor en el pecho y una liga blanca, mientras que Chadil le ponía el anillo y la besaba en la mano y en la frente.

La muerte está muy presente en la cultura budista, donde en los funerales los allegados hablan distendidamente y rara vez derraman una lágrima y los monjes llegan a meditar sobre cadáveres para recordar lo efímera que es la vida.

Para Chadil Deffy, el mejor regalo de boda será ver cumplido su deseo de un reencuentro con su amada en su próxima vida.