Sístole y diástole

10 de octubre de 2010

Miguel Hernández, «el extraordinario muchacho de Orihuela» ?como Juan Ramón Jiménez lo llamó? hizo su obra ?poesía, prosa, teatro? en sólo doce años, y con un ritmo tan vertiginoso que, para describirlo, algunos críticos han recurrido a la expresión «a marchas forzadas» propia del lenguaje militar. Y es que, desde 1928 y hasta casi 1936, Miguel Hernández fue un poeta a destiempo que, situado lejos...

Leer noticia completa en ABC.es