UN CRITERIO

17 de septiembre de 2010

La tecnología permite trabajar ya en los lechos marinos profundos. Y a donde no llega hoy llegará mañana mismo. Esa es la realidad, la queramos ver o no, y los cazatesoros que han encontrado problemas legales en España buscan nuevos barcos en aguas de países que no han firmado el convenio de la Unesco. Ha llegado la hora de que España se plantee qué futuro quiere para el patrimonio sumergido. El p...

Leer noticia completa en ABC.es