¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

8:25, la hora crítica para las mamás

Gritos, prisas, caos... Comprobado científicamente. A las 8:25 de la mañana se produce un pico de estrés en la jornada de las madres trabajadoras.

REDACCIÓN 25 de enero de 2010

8:25, la hora crítica para las mamás
José González / Qué!

Sacarlos de la cama; hacerles engullir las tostadas, la leche, la fruta...; controlar que se cepillan bien los dientes mientras pasamos lista a todo lo que hay que meter en la mochila; prepararles la merienda... y, en un plano mucho más secundario para las madres, ducharse, vestirse, peinarse, maquillarse y acordarnos de dónde hemos dejado las llaves. Esa es la parte zen.

Pero aquí no acaba la cosa. Es más, tras la lucha en casa comienza la carrera contra reloj para llegar a las puertas del colegio antes de que suene la campana. Son momentos de estrés. La ruta que no llega, los atascos, las peleas sin fundamento a través del retrovisor del coche y encontrar un sitio para aparcar en frente del colegio representan una situación de caos extremo en el que el estrés acumulado llega a su apogeo, según 2.000 mamás británicas encuestadas por la firma Uniroyal.

Según el estudio, cuatro de cada diez madres alcanzan el estado de tensión máxima mucho ante de llegar a la oficina. La encuesta deja en evidencia que la mayoría de la madres trabajadoras suspende en organización: un tercio no consigue vestir a sus hijos en calma, el 21% pelea con sus hijos por el desayuno y el 27% pierde los nervios durante los atascos para llegar al cole.