La Confederación pontevedresa rechaza por unanimidad el borrador de estatutos de la CEG

La Confederación pontevedresa rechaza por unanimidad el borrador de estatutos de la CEG

·        La Comisión Permanente de la CEP reprueba que se haya redactado un borrador sin el consenso de los empresarios de Pontevedra

·        La CEP solicita la dimisión de Antón Arias por sus opiniones diametralmente opuestas a las del tejido empresarial pontevedrés

Nacho Porta 31 de octubre de 2017

La Comisión Permanente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) ha rechazado hoy por unanimidad la propuesta de modificación estatutaria de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) planteada por Antón Arias, y elaborada sin su consenso.

"Es falso que el borrador remitido desde la CEG la semana pasada sea fruto del consenso, ya que la Confederación pontevedresa no ha dado su visto bueno en ningún momento ni ha realizado aportaciones", explicó ante los integrantes de la Comisión Permanente Jorge Cebreiros, Presidente de la CEP, quien subrayó que "es absolutamente falso que el secretario general de Pontevedra, haya participado en su redacción, como se ha trasladado a los medios de comunicación".

Entre las razones que han cimentado la resolución unánime de la Comisión Permanente de la CEP destaca la falta de una adecuada representatividad de la Confederación; la drástica pérdida de peso de las organizaciones sectoriales; el total desacuerdo con el modo de elección del Presidente por medio de un sistema rotatorio; la no limitación de las delegaciones de voto, y la falta de transparencia y claridad al definir la incompatibilidad de cargos por parte tanto del Presidente de la CEG como de su secretario general.

"La última reunión del Comité Ejecutivo ha dejado en evidencia la absoluta falta de respeto que el Sr. Arias tiene, tanto a las Organizaciones integradas como a los Órganos de Gobierno de la CEG. Roza la ilegalidad no convocar la Junta Directiva para debatir temas tan importantes como la ratificación de los nombramientos o sobre los Estatutos con la presencia de las Sectoriales", acota Cebreiros.

También ha sido unánime la decisión de exigir a Antón Arias Díaz-Eimil su dimisión como presidente de los empresarios gallegos por esta falta de transparencia y por haber realizado declaraciones diametralmente opuestas al consenso del tejido empresarial pontevedrés, sobre las que se le pidió reiteradamente que rectificase, sin que llegase a hacerlo en ningún momento ni en público, ni en privado.

"La CEP apuesta por una CEG con futuro y representativa del empresariado gallego", señaló Cebreiros, "y ya hemos trasladado en reiteradas ocasiones que no podemos consentir manifestaciones que vayan en contra de los intereses de nuestras empresas". En concreto, se mencionaron sus declaraciones sobre una subida salarial general, la derogación de la reforma laboral y su posicionamiento a favor de que se lleve a cabo un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

En relación a este último aspecto, la Confederación de Empresarios de Pontevedra volvió a proclamar su total respeto por el orden constitucional y por respaldar cualquier medida que las Instituciones del Estado adopten para el restablecimiento de la legalidad.  Nota prensa CEP