¡No sin mi móvil! Los 5 accidentes más comunes de smartphones y tablets (y sus soluciones)

Ya hay más móviles que personas en el mundo. El 66% de la población mundial ya tiene un teléfono móvil y España lidera este ranking de penetración con un 88% de usuarios únicos, según el Informe Mobile en España y en el Mundo 2017. También las tablets tienen una gran penetración, en España superan el 75%. Un usuario de móvil pasa una media de 170 minutos al día utilizando el dispositivo. ¿Vacaciones? ¡No sin mi móvil!

Qué! 27 de junio de 2018

Llevar dispositivos móviles siempre en la mano o en el bolsillo hace que los accidentes se multipliquen y el verano es una estación "peligrosa" para su superviviencia. El 40% de las averías de smartphones suceden en julio y agosto. La playa, la piscina, los viajes... ponen en situación de riesgo a smartphones y tablets. ¿Quieres saber cuáles son los accidentes más comunes en verano y sus soluciones? Este es el TOP5:

1. ¡Al agua pato! El número 1 del ranking de accidentes en verano lo ocupan los chapuzones. Por accidente, por error o por un olvido en el bolsillo... 1 de cada 5 móviles termina en el agua y, aunque cada vez hay más dispositivos acuáticos, no todos soportan un baño en la playa o la piscina. "De hecho, muchas de las reparaciones son de móviles acuáticos ya que, acuático no es sinónimo de sumergible y, no soportan tanta agua ni profundidad como algunos fabricantes indican. ¡Ten cuidado!", explica Sergio Khabrani, Director de Operaciones y Experto en reparación de tecnología de Tabili. "Remedios caseros, como meterlo en arroz, pueden ser una solución temporal hasta llevarlo a un técnico ya que suele absorber la humedad externa pero los componentes internos como la placa (cerebro del dispositivo) seguirán mojados. Si se te ha mojado tu smartphone o tablet y no sabes qué hacer; lo mejor... ¡No hagas nada! No intentes encenderlo, ni pulsar botones, ni mucho menos enchufarlo para cargarlo... ¡Llévalo a un profesional! Si el dispositivo tiene batería extraíble (lo más antiguos), se la puede sacar y secarla con cuidado", añade.

2. ¡Tomar el sol! En verano pasamos mucho tiempo al aire libre, nos gusta broncearnos y pasar tiempo al sol pero estas altas temperaturas no son las mejores para los dispositivos móviles. "La electrónica funciona mejor en temperaturas frescas y, además, smartphones y tablets tienen metales y piezas de plástico que se funden con un exceso de calor. Mantén el dispositivo a la sombra y, si es posible, en un lugar fresco. ¡No lo dejes sobre la toalla o hamaca mientras tú te bronceas! ¡Tampoco lo olvides en el coche! En estas situaciones la temperatura del dispositivo puede superar los 50 grados", afirma José Luis Lasa, CEO y cofundador de TABILI.

3. ¡Un baño... de arena! La arena también es un enemigo tanto de teléfonos como de tabletas y tras un día de playa es común que se pegue a la toalla, la ropa, el coche y, por supuesto, al móvil o tablet. Si tu dispositivo tiene poca arena puedes quitarla sin frotar, con cuidado de no rallar la pantalla, con un trapito seco y suave. Si la arena ha ido más allá y está dentro, lo más aconsejable, es contar con un técnico especialista que pueda abrirlo y limpiar todos los recovecos. "Una avería habitual provocada por la arena es que se ensucie el conector de carga y no podamos cargar el dispositivo", asegura el técnico.

4. ¡A jugar! En vacaciones los niños pasan más tiempo en casa que nunca y los padres prueban todo para entretenerlos. Un salvavidas actual es darles la tablet o el móvil con apps o videos que se adapten a su edad, sin embargo, los dispositivos móviles están en peligro en las manos de los pequeños. Desde roturas de pantalla hasta bloqueos o golpes, son los resultados del juego. "En estos casos, además, los padres tienen cierta urgencia en arreglar el dispositivo, por ejemplo, antes de iniciar sus vacaciones o hacer el viaje en el que necesitan estén entretenidos y en silencio.

5. ¡A prueba de golpes! A lo largo del año, las caídas representan el 85% de los dispositivos móviles dañados según TABILI, así que fundas, carcasas y cristales templados protectores de pantallas son una prioridad para evitar tragedias. El resultado más común de los golpes son las roturas de pantalla pero también pueden sufrir otros daños internos.

Para evitar estos accidentes, puedes apostar por una desconexión total y formar parte de ese 1,6% de españoles que deja el móvil en casa. Si te es IMPOSIBLE, invierte en fundas y protectores que minimicen los daños por agua, arena y golpes, además no olvides ponerlo a la sombra y en lugares frescos.