Conoce los riesgos de dormir con tu perro

Es especialmente problemático para personas con un sistema inmunitario débil, alérgicas y enfermas.

Qué! 28 de mayo de 2018

Conoce los riesgos de dormir con tu perro
Foto: Archivo

No es extraño que en la intimidad de nuestro hogar y cuando acogemos a nuestras mascotas se nos plantee el dilema de dormir o no con ellas.

Para empezar, los animales deben estar siempre desparasitados, limpios y los dueños deben llevarlos al veterinario con regularidad; unas condiciones que no siempre se cumplen, con lo que puede ser desaconsejable que el animal duerma en nuestro colchón, asegura María Pifarré, veterinaria consultada por Marmota

Además, para las personas con el sistema inmunológico débil -personas de edad avanzada, niños, mujeres embarazadas, enfermos de VIH y oncológicos-, así como personas asmáticas, la práctica puede ser un verdadero problema.

Otras desventajas generadas por dormir con nuestra mascota incluyen el hecho de que el animal puede generar una relación de hiperapego que le cause ansiedad en el momento de la separación con el dueño.

También existe el riesgo de que al dormir con el dueño, la mascota confunda su jerarquía en el hogar, considerándose líder y trate de defender la cama como propia a la hora de querer bajarle o si nos acercamos a él.

Siendo conscientes de los contras de dormir con la mascota, Marmota ha diseñado un colchón específico para perros que combina la comodidad perruna, con un producto antibacteriano y resistente a los hongos.

En este sentido María Pifarré apunta que, en primer lugar, "hemos de admitir que el hecho de dejarlos entrar en nuestra habitación o en nuestra cama responde más una necesidad personal de que estén con nosotros en todo momento. Nuestra mascota no va a ser más feliz por el hecho de subir o no a nuestra cama" subraya. 

Algunos beneficios

Sí es cierto que existen algunos beneficios a la hora de dormir con nuestra mascota, como por ejemplo la sensación de tranquilidad propiciada por el calor y la respiración del animal y también el sentimiento de seguridad y estabilidad, afirma María Pifarré.

Se trata de un tema de costumbre, si educamos a la mascota a dormir en su lecho, en otro lugar que no sea la propia habitación, su rutina hará que cuando llegue el momento de dormir, busque el rincón que programado para su descanso.

En este punto, ya solo queda preguntarte en qué lado estas -y no solo de la cama- ¿duermes o no duermes con tu mascota?