Internet ya es la tienda más grande del mundo

La mayoría de los sectores se rinden ante los negocios online, que permiten una relación permanente con el cliente.

18 de abril de 2018

Internet ya es la tienda más grande del mundo
Foto: Archivo

La evolución de las tecnologías ha revolucionado la manera en la que nos relacionamos con el exterior. La compraventa de productos o servicios desde casa ahora es una realidad que nos facilita la vida y que se ha vuelto muy popular gracias al uso de Internet y de las redes sociales.

El e-commerce o comercio electrónico es un método que nos permite comprar o vender cualquier producto de manera online. Esta práctica cuenta con una serie de ventajas que no tiene el comercio tradicional. Las principales diferencias son la disponibilidad horaria y la inexistencia de barreras geográficas entre el cliente y lo que quiere comprar. Es decir, podemos comprar cualquier cosa a cualquier hora y en cualquier lugar. Además, el hecho de trabajar conectado a la red permite segmentar a los usuarios según sus gustos y mejorar la comunicación.

Estos avances han hecho que los negocios digitales se hayan disparado. Muchas personas han visto en este nuevo modelo una gran oportunidad para emprender una actividad comercial que tiene muchas menos fronteras que el comercio tradicional. Así pues, Internet nos permite hacer grandes búsquedas para llegar a conseguir cualquier producto o servicio que queramos conseguir.

Uno de los sectores que más se ha beneficiado del auge del e-commerce es el sector de la moda. Solemos oír hablar de grandes empresas como Inditex o Mango, que se han reinventado para ofrecer un servicio útil en Internet que mejore sus ventas y se amolde a las expectativas y necesidades del cliente. Pero también muchas pequeñas empresas han optado por esta nueva manera de vender. Es más: muchas marcas operan directamente online y no tienen tienda física.

Es el ejemplo de Musse&Cloud, una tienda por Internet especializada en zapatos de piel. La esencia de su negocio reside en ofrecer un calzado de calidad a un precio asequible pero sin renunciar a la comodidad. En su página podemos encontrar desde zapatos planos, hasta botas, botines y cualquier otro tipo de calzado, aunque también cuenta con un espacio dedicado a los bolsos. Los modelos de negocio por Internet dan más oportunidades a pequeños emprendedores, a la vez que son capaces de mejorar las búsquedas de productos más concretos y especializados.

Pero aunque la compraventa en el mundo de la moda quizás es el modelo de negocio online que más gente conoce, es mucha la variedad de productos que podemos encontrar. Y es que el ámbito del placer sexual también se ha rendido a las ventas a distancia. El vibrador es el juguete sexual que más éxito tiene en las tiendas eróticas y las tiendas digitales han sabido aprovechar este enganche para mejorar su rentabilidad. Por ejemplo, la página web de vibradores Diversual contiene muchos tipos de juguetes sexuales, clasificados por tipología y divididos en otras subcategorías importantes para el cliente. Esto mejora la búsqueda del usuario, que también puede consultar el precio y la fotografía del producto.

El desconocimiento sobre la venta de algunos productos es una de las vías que aprovecha Internet

Las casetas de jardín también han encontrado un nicho de mercado dentro de Internet. El probable desconocimiento para saber dónde encontrar una casa de este tipo en el comercio tradicional favorecen que la red explote este recurso. Esta página, por ejemplo, contiene una guía de las mejores casetas de jardín para este año y hace una enumeración, destacando sus características principales. Incluso incorpora una comparativa de las características de cada una y comparte consejos con el usuario. También permite remitir al cliente a otra página para que pueda conocer su precio y comprarla.

Otro producto desconocido para muchos y que probablemente no sabríamos encontrar en las tiendas físicas es un aparato que permite conocer la ubicación de los radares oficiales que hay en las carreteras o las autopistas. Los avisadores de radares legales son idóneos para aquellos que quieran conocer la ubicación exacta de los radares para evitar multas de tráfico. Debido a sus múltiples modelos, pueden clasificarse según si tienen incorporado el GPS, si pueden actualizarse de forma gratuita o si permiten regular la potencia del sonido.

Pero este tipo de dispositivo no debe confundirse ni con los detectores de radares ni con los inhibidores de radares. Los avisadores no pueden interactuar ni modificar los radares, solo avisarnos de aquellos de los que se conoce su ubicación oficialmente. De hecho, es la propia Dirección General del Tráfico quien se encarga cada año de publicar el lugar donde se encuentran. De estos tres tipos de dispositivo, los avisadores son los únicos que no están prohibidos.

Internet y las ventas online han disparado las expectativas de muchas empresas y la red se ha convertido en un espacio casi necesario para la viabilidad de los negocios.