Plazos de entrega y exigencias de una web

No obstante, conforme al mismo cuerpo normativo. este comenzaría a aplicarse dos años después. Es así que este 25 de mayo de 2018 vence el aludido plazo y comienza a aplicarse esta novedosa legislación a los ciudadanos y a las empresas relacionadas con el mundo digital.

Que! 18 de abril de 2018

Plazos de entrega y exigencias de una web
Foto: Archivo

El 25 de mayo de 2016 entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), el cual regula en el ámbito de los servicios de la sociedad de la información, la protección de las personas físicas y el tratamiento de sus datos personales, indispensable en la actualidad ante el desenfrenado crecimiento de las redes sociales.

No obstante, conforme al mismo cuerpo normativo. este comenzaría a aplicarse dos años después. Es así que este 25 de mayo de 2018 vence el aludido plazo y comienza a aplicarse esta novedosa legislación a los ciudadanos y a las empresas relacionadas con el mundo digital.

Este período se estableció con el fin de que los Estados de la Unión Europea, así como las instituciones y organizaciones relacionadas con el tratamiento de datos se adapten a las nuevas exigencias u obligaciones. Por su parte, las empresas deben cumplir con los plazos de entrega y exigencias en la entrega de una web con las obligaciones, derechos y garantías que se contemplan en el aludido Reglamento.

De esta forma, ante esta valiosa reglamentación y las significativas sanciones que se imponen, debe destacarse en primer lugar la importancia de asesorarse hoy día con empresas fiables y reconocidas en el diseño y desarrollo de páginas web que cumplan con las normativas que se imponen, tales como PrositiosWeb, entre otras, para evitar inconvenientes legales.

Principales aspectos objeto de regulación

Son numerosos los derechos y obligaciones que se establecen en este Reglamento que merecen analizarse a detalle, sin embargo, cabe resaltar los siguientes:

Consentimiento explícito para el tratamiento de los datos personales

Se determina expresamente que debe existir un consentimiento por parte del usuario sobre el uso y manejo de sus datos personales, el cual debe ser manifiesto en forma clara, precisa, afirmativa e inequívoca, y con mayor énfasis que ha de ser otorgado de manera libre.

Ahora bien, este consentimiento debe cumplir con cierta formalidad, ya que debe ser expresado a través de formularios de contacto o suscripción a boletines. Asimismo, el usuario debe tener la libertad de revocar dicho consentimiento.

De manera especial, los jóvenes a partir de los 16 años pueden otorgar su consentimiento, sin embargo cada Estado miembro puede establecer un límite menor, como en España el cual se limita a los 14 años, requiriendo en ese caso el consentimiento de los padres.

Control sobre los datos personales

El usuario también cuenta con derechos que amplían su capacidad de disposición, control y decisión sobre ellos, teniendo acceso a estos en cualquier momento y solicitar ante el responsable, cuando lo considere conveniente, su supresión, eliminación o rectificación. Igualmente, en caso de que la persona considere que existe una perturbación temporal de sus intereses, o que la información no sea relevante o certera, puede solicitar el bloqueo temporal o definitivo en el tratamiento de sus datos.

Asimismo, puede solicitar el traslado de su información a otro ente responsable, recuperando previamente toda su información. Todo ello regulado como derecho al olvido y el derecho a la portabilidad.

Medidas a adoptar

Las empresas responsables del tratamiento de los datos deben implementar o fortalecer las medidas exigidas por el novedoso cuerpo normativo, las cuales ya han puesto en práctica herramientas que ofrecen mayor seguridad en el manejo de los datos. Entre ellas se tiene:

Certificados SSL

Mediante el cifrado SSL, las empresas procuran asegurar la web y la integridad de la información, considerada una de mejores tecnologías para ello. Hoy día, resulta muy conocida por el usuario, quien verifica, a través del inconfundible candado en el explorador, la seguridad para navegar en la red, sin que la información que esté incorporando o constatando sea objeto de interferencia o alteración, garantizando en definitiva la ciberseguridad de la información.

Otro punto de gran importancia es que buscadores como Google aseguran que las páginas web que cuentan con un certificado SSL aseguran un mejor posicionamiento SEO en los buscadores, de allí que resulta fundamental la instalación y correcto funcionamiento de estos certificados en el sitio web en el que se instalan con empresas especializadas en el ramo como la Agencia SEOVALENCIA. Ellos velarán porque todos los recursos de la web se entreguen en modo seguro (https).

Es por ello que los responsables de páginas web, en especial aquellos negocios online que administran o reciben información confidencial, han implementado durante este período previo a la entrada en vigencia del Reglamento, a través de empresas especializadas en el diseño de páginas web como Diseño web Valencia, u otras, los certificados SSL para cumplir con las normativas de seguridad, de confidencialidad y de protección de datos que exige el cuerpo normativo y más aún aquellas que procuran un mejor posicionamiento de la web bajo la asesoría de otras empresas como la aludida Agencia SEO PrositiosWeb.

Guardar backups

Implementar las copias de seguridad ha resultado necesario para cumplir con las normas de seguridad impuestas en el Reglamento.

La empresa debe permitir a través de las copias de seguridad, guardar o almacenar archivos, aplicaciones y cualquier información que requiera ser recuperada posteriormente, y que pueda encontrar disponible ya sea a través de un móvil o un ordenador, implementadas en diversos formatos como el almacenamiento en la nube.

Se espera entonces la aplicación de las nuevas normas que protegen a las personas físicas y sus datos personales de forma más efectiva que hasta ahora. Falta por ver si las empresas españolas pueden hacer frente a los cambios en materia de gestión de datos dentro del plazo acordado o sufren sanciones por no estar actualizadas.