Alba García: "Quiero resaltar la belleza de cualquier mujer"

Alba García una fotografa asturiana que busca publicar su primer libro, 'Naturaleza y Mujer'. Tras estar desde los 13 años haciendo fotos, quiere ahora consolidar su trabajo con este nuevo proyecto.

Fernando Fernández Quintas 26 de diciembre de 2017

Alba García (20 de enero de 1995) se define como "una persona normal, como cualquier chica que te cruzas por la calle, simplemente tuve la suerte de descubrir muy pronto qué era lo que me gustaba". Comenta que hizo "el bachillerato de arte y me marché a Madrid a trabajar, haciendo fotos, haciendo proyectos y hasta hoy, no estudié fotografía". Comenzó con esto de hacer fotos muy joven, cuando tan solo era una niña "empecé a hacer fotos a los 13 años pero como si fuera un juego de niñas, nunca me imaginé que me pudiera dedicar a ello, surgió así y gracias a las redes sociales mi trabajo empezó a llegar a bastante gente". 

Dos años después de comenzar a usar una cámara fotográfica "con 15 años me llamaron de una galería para que abriera el año con una exposición en solitario. Cuando pasó yo pensé que igual esto en mi vida podría ser algo más serio". Con la humildad que la caracteriza, y ese punto de timidez tan dulce, comenta que "tampoco pensé que era buena, simplemente lo hacía porque me gustaba y, se me daba bien, cuando vi que salía en muchísimos periódicos, que la gente empieza a seguirme en las redes y empieza a seguir mi trabajo, pues empecé a pensar realmente que me podría dedicar a la fotografía".

Comenzó en 2015 con un proyecto de libro que ha llamado 'Naturaleza y Mujer' que surgió por algo que le ocurría cuando "hacía fotografías a chicas jóvenes que, a pesar de ser guapísimas, se sentían feas, inseguras, no se gustaban, y yo siempre pensaba que cómo era posible que pudieran decir eso". Sintió la necesidad de hacer algo con este tipo de pensamientos, algo para decirle a estas chicas jóvenes que todas las mujeres son bellas sean como sean porque cada una es única, esto quiso plasmar en este libro Alba y no solo lo hizo a través de otras mujeres, ella es ejemplo de esto, ama su cuerpo y como es por encima de estereotipos y por encima de lo que diga la gente. 

En este proyecto lo empezó como un proyecto más, pero "participó mucha gente, tuvo mucho éxito y decidí continuar tres años más. Vinieron a Asturias chicas de toda España, era un proyecto abierto, y hubo chicas que se vinieron aquí para que las fotografiara". La fotógrafa asturiana ha iniciado una campaña de crowdfounding para poder pagar la publicación del libro, en esta campaña se dan recompensas por cada participación, cada una de un valor diferente, cuanto más dinero aportes, mayor es la recompensa.
Alba se ha propuesto un reto, y es el de llegar a hacer dos ediciones del libro, la primera, que quiere publicar a través del crowdfounding, con 50 mujeres, y una segunda, más adelante, con otras cincuenta. "De momento el crowdfounding va bien, no me puedo quejar, no va todo lo bien que me gustaría, pero porque creo que no estamos acostumbrados a estas cosas". A esta fotógrafa asturiana le gusta pensar que la gente que aporta al proyecto "lo hace porque realmente le gusta lo que yo hago".

Alba realmente quiere que la gente vea este proyecto como historias de mujeres que quieren mejorar su autoestima, que quieren verse bien y sentirse bien consigo mismas "no como unas fotos de unas chicas sin más". Para este libro, en las fotos predomina el blanco y negro y las modelos comienzan con fotos en las que van vestidas y poco a poco se van desnudando en un acto en el que Alba quiere representar "que se van quitando complejos, el peso de lo que se pueda decir y lo que la gente pueda pensar, en las fotos se van quitando todo ese peso para terminar como llegamos al mundo, desnudos", esto reivindica este libro, que quiere mostrar la belleza de cualquier mujer y de cómo debemos amarnos por encima de todo lo que la sociedad nos dicte, ese 'somos como somos' que hoy en día se pierde entre estereotipos de belleza y entre ese querer ser 'perfecta' al que muchas mujeres están sometidas. Alba comenta que "no es una cuestión de género" aunque las mujeres se ven con este 'estrés' más que los hombres, sino "una cuestión de educación y conciencia, hay que en estas cosas para cambiar la sociedad".

Para terminar, le ponemos una grabación de una de sus modelos, en la que ésta, Paula Sancho, nos quiso explicar el trabajo de Alba, y no tuvo más que halagos para la joven fotógrafa resaltando mucho el control de Alba sobre el blanco y negro, para finalizar saludó a la que ya es su amiga con un cariñoso mensaje de voz. Para Alba, por su carácter tímido, siente algo de pudor cuando le dicen estas cosas "en el caso de Paula, trabajamos juntas por primera vez en 2011, y entre nosotras ya hay mucha confianza y ya la considero una amiga", confiesa que quizá cuando la dicen 'me encanta tu trabajo' "me cuesta reaccionar, no porque no valore mi trabajo, sino que no lo veo como lo ven otras personas, sí que es verdad que es increíble que te digan cosas así".

Alba García, asturiana, fotógrafa y con una visión del mundo diferente. Ella es de esas personas con las que se podría hablar horas sin cansarse de escuchar cómo ve lo bonito de todo lo que hay a su alrededor y de cómo es capaz de inmortalizar cada detalle bello de la vida. Es un orgullo saber que queda gente así en el mundo, que aporta su granito de arena para que sea algo mejor para todos, porque "ya hay suficiente mal en el mundo" y hay que buscar lo bonito en cada detalle. Alba García de tan solo 23 años, quiere que la gente conozca su visión, y que ese granito de arena, sea el primero de una gran montaña que gracias a ella, y a otro muchos, se hará en el futuro, ahora parte a América a seguir plasmando en fotografías la belleza del mundo, seguro que, a su vuelta, seguirá sorprendiendo con su arte.